Los intermediarios financieros no bancarios del país son los reyes del financiamiento automotriz, pues la banca no tiene una participación tan activa en este mercado, lo que genera que otro tipo de instituciones participen más activamente.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Entidades Financieras Especializadas (Amfe), al cierre del 2015, la cartera automotriz reportada por la banca comercial y por los agremiados a este organismo se ubicó en 242,435 millones de pesos.

De esta cifra, los 10 afiliados a la Amfe dedicados al crédito automotriz representaron 70.4% de dicha cartera, con 170,595 millones de pesos, mientras que la banca representó 29.6%, con 71,840 millones de pesos.

El sector automotriz es un sector dinámico (...) nos hemos acostumbrado a cifras más sólidas dentro de éste , explicó Enrique Bojórquez, presidente de la Amfe.

Bojórquez acotó que el financiamiento automotriz es uno de los pocos que los bancos no dominan, lo que hace que los intermediarios no bancarios, como las sociedades financieras de objeto múltiple (sofomes), tengan una participación activa con este tipo de préstamos.

Los asociados de la Amfe traemos 170,000 millones de pesos en el sector automotriz; al comparar con 70,000 millones de pesos que trae todo el sistema bancario, eso da una idea del enorme peso que han tenido las financieras automotrices, colocando directamente por fuera del sector bancario , explicó el presidente de la asociación.

El sector automotriz -agregó- ha estado bastante activo y hemos complementando la labor de los bancos. Es de los pocos sectores donde sí podemos decir que los bancos son los chiquitos del financiamiento. Normalmente los bancos se llevan peso completo dentro del sector, en este tema es al revés y los asociados de la Amfe duplican y mandan en lo que están colocando .

Para la calificadora Fitch Ratings, el éxito de los intermediarios automotrices no bancarios, también conocidas como financieras cautivas, pues pertenecen a los mismos fabricantes de los automóviles, radica en los subsidios que reciben de sus compañías.

Los bancos, que generalmente tienen ventajas de costos de financiamiento más bajas que las financieras automotrices cautivas, todavía deben de ser capaces de vencer las ventajas operativas que vienen por ser una filial de un fabricante. En materia de descuentos, las cautivas generalmente tienen una ventaja, por la visibilidad en el proceso de venta y el movimiento de los vehículos en caso de sustitución , explicó la calificadora, en un reporte sobre el tema.

Ante dicho panorama, Fitch Ratings explicó que las barreras de entrada en el sector son altas para los bancos, por lo que una opción para incrementar su participación es buscar alianzas con los mismos fabricantes de automóviles.

Para Juan Manuel López, consejero de la Amfe y directivo de la sofom NR Finance, existen otros jugadores que apuestan por el sector automotriz, debido a la importancia que tiene para la economía nacional.

La industria automotriz, desde el punto de vista de generador de divisas en el país, ha sido muy importante; desde el punto de vista macro, somos el país que exporta más vehículos (...) En el mercado doméstico, el año pasado cerró con cifras de alrededor de 1.2 millones de vehículos vendidos en el país , explicó López.

De acuerdo con la Amfe, al cierre del 2015 tan sólo la cartera automotriz de NR Finance, que financia autos de la marca Nissan, Renault e Infiniti, se ubicó en 64,695 millones de pesos, lo que representó casi la misma participación que tuvieron todos los bancos en su conjunto.