Acapulco, Guerrero.- Debido a factores internos y externos que no dependen del manejo y control de la política monetaria que está a cargo del Banco Central del país, el nivel de inflación se mantendrá alto hasta el cierre de este año, indicó Agustín Carstens, gobernador del Banco de México (Banxico).

"Para 2017 se espera que la inflación se ubique por encima del objetivo establecido por el Banxico, retomando una tendencia convergente hacia la meta durante los últimos meses del 2017 para situarse cerca del 3% hasta el cierre del 2018", dijo durante su participación en la 80 Convención Bancaria 2017.

Lo anterior, expuso, no significa que, el Banxico ha sobre reaccionado a lo largo del 2016 y 2017, por el contrario "dado que la política monetaria opera con cierto rezago de la economía, el Banco ha actuado de manera preventiva de manera que el ajuste ha sido ordenado y las expectativas se mantienen ancladas".

Actualmente la inflación del país se encuentra en 4.86%, cifra fuera del intervalo y de la realidad del Banxico. La inflación alcanzó la meta del 3% en mayo del 2015 y se mantuvo por 17 meses consecutivos por debajo de dicho objetivo hasta octubre del 2016 cuando repuntó en 3.36%, recordó Carstens.

NOTICIA: INPP duplica inflación de enero y llega a 9.81%: Inegi

Recalcó que, la política monetaria no pega en el vacío, sino que es parte de la política económica en su conjunto. "El que las decisiones relacionadas con la política monetaria estén en manos del Banco Central no implica que no se deba buscar una complementariedad con otras políticas, de hecho de existir más sinergia entre las diferentes políticas de Estado, el Banco de México podría lograr sus objetivos de una manera más eficiente, es decir, a un menor costo para la sociedad .

Acotó que, en la medida en que el país cuente con una política fiscal sana y que ayude a contener el traspaso del impacto en el tipo de cambio a la inflación habrá menores presiones en las tasas de interés.

Es por ello, dijo, que ante un entorno externo adverso se pueda encontrar el balance adecuado entre el ajuste en el tipo de cambio real y las tasas de interés reales. "Este balance debe ser resultado de una combinación idónea entre la política fiscal y monetaria para obtener mejores resultados desde el punto de vista macroeconómico".

Carstens insistió en que México debe continuar incrementando su competitividad frente al exterior e impulsar el potencial del crecimiento del mercado interno mediante una mayor productividad. Es esencial que prevalezca el cumplimiento de las reformas estructurales. También es indispensable fortalecer el estado de derecho, y la garantizar la seguridad jurídica con el fin de potenciar un ambiente favorable para el crecimiento .

NOTICIA: Frontera norte, con el mayor aumento en los precios

Gasolinazo impactó en la inflación

Carstens explicó que, en la parte interna, el principal factor que influyó sobre el crecimiento de la inflación fue la liberación de los precios de la gasolina, los cuales registraron en el primer mes del año un incremento promedio del 20 por ciento.

Reconoció que, si bien fue un impacto significativo era necesaria su liberalización, pes de no hacerlo hubiera afectado el fortalecimiento de las finanzas públicas del país, por el hecho de mantener un subsidio costoso.

En tanto en la parte externa, señaló tres factores, la caída en los precios del petróleo, la incertidumbre sobre el proceso de normalización de la política monetaria de Estados Unidos y por último la alta volatilidad en los mercados financieros provocada por las elecciones de Estados Unidos y sus resultados.

"Las repercusiones que podrían tener en nuestro país algunos de los elementos en la posible política económica del vecino país sin duda han dado lugar a un ajuste en el tipo de cambio real en nuestra moneda".

NOTICIA: Gasolinazo de enero reduce recaudación de IEPS

Indicó que, aun cuando la inflación se encontraba dentro del rango, para el futuro se tenían expectativas altas, por lo que la política monetaria decidió intervenir, y a partir de diciembre del 2015 se han incrementado las tasas de referencia en 325 puntos base, lo que ha suavizado el traspaso de la depreciación a la evolución del nivel de precios.

"El banco de México ha respondido a la depreciación del tipo de cambio no porque tenga un objetivo del nivel de este, sino porque su comportamiento puede afectar la inflación observada y esperada".

Expectativas de inflación nueve meses al alza; la prevén en 5.39%

mfh