Tres instituciones financieras mantienen sus operaciones “bajo esquemas de contingencia que podrían afectar el servicio que prestan a sus clientes” desde el viernes 27 de abril, informó el Banco de México (Banxico).

Estos esquemas de contingencia se activaron ante la presencia de “incidentes” que afectaron su servicio de transferencias electrónicas.

Fue el viernes, para algunos día de pago de quincena, cuando se dieron a conocer fallas y retrasos en transferencias de algunos bancos a través del Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI).

En Twitter fueron constantes las quejas, sobre todo contra Banorte, de que había retrasos en las transferencias electrónicas a través del SPEI. Por la misma vía, el banco reconoció las incidencias que más tarde fueron ratificadas por el Banxico, que controla el SPEI, y precisó que fueron tres las entidades con afectación.

Especialistas en ciberseguridad y soluciones privadas explicaron a El Economista que estos incidentes podrían tratarse de ciberataques dirigidos al sistema operativo de la red local de los bancos afectados.

Hasta el viernes pasado, no existían “indicios de afectaciones en los recursos de los clientes en ninguna de las instituciones participantes en el referido sistema”, detalló el banco central en un comunicado.

Los bancos bajo contingencia son Banorte, Citibanamex y Banco del Bajío, según referencias de usuarios de estas instituciones y confirmadas en las respuestas oficiales de las entidades.

Este esquema de contingencia bajo el que operan provocó retrasos en las transferencias, en la recepción de recursos provenientes de otras instituciones financieras (posiblemente de algunas horas) y retrasos en las consultas de los certificados electrónicos de pago.

El Banxico emitió un comunicado el mismo viernes por la tarde, donde detalló que “hasta el momento la infraestructura del SPEI en Banco de México no ha sufrido afectación alguna y no existen indicios de afectaciones en los recursos de los clientes de ninguna de las instituciones participantes en el referido sistema”.

Enfatizó que “las transferencias electrónicas procesadas a través del SPEI, así como a través del resto de los sistemas de pagos a cargo de este instituto central, son un medio seguro para realizar pagos”.

Todavía a las 7 de la noche del sábado 28, Banorte explicó que se presentó una “incidencia” en la conexión del servicio de SPEI y aseguró que se mantenían trabajando para restablecerlo.

CIBERATAQUES, FACTOR DE RIESGO

Desde octubre, en su reporte financiero, el Banxico aseveró que la interconexión del sistema financiero mundial demanda el refuerzo de mecanismos para compartir información, identificar amenazas potenciales y resolver crisis. Y cita como “una amenaza los riesgos de ataques cibernéticos en contra de las instituciones y organizaciones que constituyen la infraestructura del sistema financiero”.

El 10 de enero de este año, Bancomext reconoció que había suspendido las operaciones, asumiendo protocolos de emergencia para contener un intento de hackeo. Reconoció e informó que, a pesar de sus robustas medidas de seguridad, “el 9 de enero fue víctima de una afectación en su plataforma de pagos internacionales provocada por un tercero”.

BBVA, SIN FALLAS

Ante ello, BBVA Bancomer, el banco más grande, precisó que sus sistemas informáticos, incluyendo la conectividad con el SPEI, no han tenido fallas, se encuentran estables y operan con normalidad.

“Tanto las cuentas de los clientes de BBVA Bancomer, como los fondos que han sido operados a través del SPEI de Banxico, se encuentran seguros y no hay evidencia alguna de que hayan estado en situación de vulnerabilidad. Esta posibilidad, a la fecha, nunca se ha presentado para tranquilidad de los usuarios del sistema, del banco y sus clientes”.

Bancomer refirió que es posible que algunos de sus clientes estén experimentando algún retraso en la recepción de fondos que han sido operados a través del SPEI, pero que esta situación se debe a que son traspasos cuyo banco emisor puede encontrarse operando a través de los mecanismos alternativos provistos por Banxico.

“Reafirmamos que en BBVA Bancomer confiamos en la eficacia de nuestros procesos y en lo robusto de nuestros sistemas informáticos, así como en los del Banxico, en beneficio de la seguridad de nuestros clientes”, concluyó.

valores@eleconomista.mx