Ante la coyuntura que vive el país, es necesario que las instituciones financieras pierdan el miedo a la población no bancarizada, aquella que se encuentra en la base de la pirámide poblacional, advirtió Claudia García, encargada del área de Nuevos Negocios de la consultoría CRIF.

En entrevista, la directiva de la firma que se dedica a la gestión del riesgo en instituciones financieras explicó que si bien las regulaciones han ayudado a tener entidades mejor preparadas para afrontar riesgos, éstas todavía demuestran cierta reticencia por atender a la base de la pirámide poblacional.

Por ello, hizo énfasis en que aún queda mucho por hacer. Como intermediario, se puede aportar a esta parte en materia de inclusión financiera, pues realmente es un segmento de población al que falta enfocarse y educarse en la utilización de productos de crédito , planteó.

Para la consultoría, la comunicación de intermediarios financieros que buscan llegar a poblaciones alejadas de los servicios en muchos casos no es la adecuada: Se tiene que crear un tipo de comunicación más dirigido a ese sector, con palabras más naturales, con un lenguaje en el que se le diga al cliente: ‘La institución cree en usted y en consecuencia, su crédito se otorga con ciertas características’. Utilizar este tema de moralidad y confianza le ayuda a ese segmento poblacional a no sentirse intimidado o rechazado, pero también, a cuestionarse .

De acuerdo con el último reporte de inclusión financiera emitido por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), del 2011 al 2014, el número de adultos con una cuenta bancaria pasó de 27 a 39% de la población, lo que significa un avance en segmentos excluidos.

La directiva de CRIF indicó que los intermediarios que busquen atender al segmento no bancarizado de la población deben de hacerlo con base en la realidad de este sector, con la intención de no ser estigmatizados como usureros.

Se entiende la visión de negocio que tiene el intermediario (...) Lo que sucede es que la imagen de este intermediario o puede ser muy beneficiada o, por el contrario, se puede crear una imagen de usurero; con las tasas ilógicas que dan, los intermediarios ganan mucho pero también sobreendeudan a los clientes, entonces no hay una lógica de ganar-ganar, para intermediarios e individuos , expresó.

Se busca tener esa lógica de cuidar el riesgo, de asignar las tasas, pero también de ver cómo puedo hacer rentable a mi cliente sin provocar sobreendeudamiento o deterioro para él , consideró el experto.

Intermediarios deben apostar por la especialización

García destacó el momento que atraviesa México, al cual el contexto internacional le genera un impacto y en consecuencia, una demanda mayor de crédito. Ante este escenario, indicó que es momento de que los intermediarios financieros apuesten por la especialización, así como por la educación del cliente.

México está pasando por un tema coyuntural muy interesante, donde todavía se depende de actores como Estados Unidos y nos pega bastante en todo el ciclo productivo , precisó.

Hizo mención especial del tema de la energía, dentro del cual se deben buscar energías renovables y procurar el desarrollo interno de los productores de bienes y servicios.

En este contexto, agregó, todo mundo va a empezar a necesitar más líneas de crédito, pero también los intermediarios tienen que apostar por la educación de sus clientes; así como por una especialización interna. No hay que inventar cosas nuevas, pero sí se puede hacer más eficiente lo que se hace al día de hoy, tomando en cuenta todas estas variables coyunturales .

Asimismo, García comentó que es importante la atención al sector de pequeñas y medianas empresas, el cual tradicionalmente no ha sido atendido.

El intermediario financiero tiene que apostarle más a la pyme, con base en la información de ésta, aunque sea un segmento riesgoso, porque no sabes si después de dos años continuará operando o no. Se puede sacar provecho de este segmento si se hace de manera correcta , precisó.

García recalcó que si un intermediario se especializa, educa al cliente y a su personal y toma en cuenta las políticas regulatorias, avanzará significativamente hacia la rentabilidad. Con todos estos elementos, aunados a poner atención a los reguladores, creo que se tiene más de 70% caminado, lo demás es pura ejecución .