Aunque la llamada generación millennial enfrenta ciertas barreras y sacrificios para adquirir una vivienda propia, HSBC ve mucho potencial en este segmento de la población, sobre todo en parejas, por lo que ha lanzado un producto que va esencialmente dirigido a ellos.

De acuerdo con Enrique Margain, director ejecutivo de crédito hipotecario y automotriz de HSBC México, es a partir de los 25 años cuando la adquisición de vivienda crece de forma importante, y que incluso las ventas a población de 20 a 35 años (millennials) representan cerca del 60% del total.

En este sentido, señaló en conferencia que un universo importante de millennials en México planea adquirir un hogar en los siguientes cinco años.

No obstante, reconoció que algunas barreras para tomar una decisión de compra son: que esperan tener un mayor salario; y tienen que ahorrar lo suficiente para el pago del enganche.

Además, deben realizar pequeños sacrificios y disposición de realizar ajustes en las finanzas personales tal es el caso de: gastar menos en la diversión; ajustar la vivienda al presupuesto; y el apoyo de la familia para juntar el enganche.

De igual forma, los factores que considera este segmento de la población para elegir vivienda son: que el inmueble esté en un área segura; que haya buenas vías de transporte para el acceso al trabajo; estar cerca de la familia y de escuelas; además de que haya espacios exteriores cercanos, lo mismo que centros recreativos como bares y restaurantes.

Para atender estas necesidades, HSBC ha lanzado este miércoles su Crédito Hipotecario Preventa, que asegura las condiciones y tasas de interés con la firma de un convenio previo, y va dirigido principalmente a los millennials jóvenes que tengan planes de casarse pero que aún no eligen la vivienda ni cuentan con un crédito.

Y es que, por ejemplo, explica el directivo, si está en los planes de una pareja de este segmento de la población contraer matrimonio en el corto o mediano plazos, pueden acudir a una sucursal del banco, consolidar sus ingresos (juntar sus salarios) y firmar un convenio con el banco.

Este convenio, para el cual deberán pagar una comisión que será reembolsable, si al final se concreta el crédito, les permite que se les respeten las condiciones al momento de la firma del mismo, es decir, el plazo, monto y una tasa de interés de 10%, mientras encuentran la vivienda en preventa, lo cual puede durar hasta un máximo de dos años.

Si en un plazo máximo de esos 24 meses la pareja encuentra la vivienda adecuada, el banco les respeta las condiciones, y si se concreta el crédito, se les reembolsa la comisión inicial. Eso sí, si se concreta el crédito con este banco, la pareja ya deberá presentar el acta de matrimonio.

Otro factor que HSBC quiere atacar con este nuevo producto, es el de no contar con el dinero suficiente para el enganche. Para ello, el banco puede ofrecer otro financiamiento personal, con una tasa de interés de 18%, y sólo con ciertos desarrolladores.

Y aunque este producto está diseñado principalmente para millennials, también pueden tomarlo otros sectores con condiciones similares, como padres que adquieren vivienda para la educación de sus hijos; familias que viven en Estados Unidos y regresan a vivir a México; y un joven estudiante que planea volver a su ciudad de origen al terminar sus estudios.