José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander, advirtió sobre la creciente competencia de los nuevos operadores tecnológicos, uno de los principales retos que afrontan los bancos tradicionales.

El primer ejecutivo del grupo ha remarcado que la competencia de estos nuevos actores ya es apreciable en la parte del negocio bancario no regulado, "el más rentable". Pero los "nuevos jugadores pueden ir más allá. La actividad más regulada tampoco está libre de competencia", ha avisado, durante el XXV Encuentro del Sector Financiero organizado por Deloitte y ABC.

Álvarez también se ha referido a otro de los hándicap que afrontan las entidades: la baja rentabilidad. El costo de capital (exigencia de rentabilidad por parte de los inversionistas) está actualmente entre 8 y el 9%, frente a un retorno medio sobre fondos propios en Europa de entre 7 y 9 por ciento. Esta situación contrasta con el escenario de los bancos estadounidenses, que ofrecen rentabilidades de entre 12 y 14 por ciento.

"Estados Unidos es un mercado único. Una entidad puede operar con escala. Por el contrario, Europa es un mercado fragmentado. La creación de un mercado integrado aún se ve como algo lejano", criticó.

Clientes en entornos móviles

BBVA anticipa objetivos en su transformación digital. La entidad prevé que 50% de sus clientes sean móviles a finales de este año o a inicios del 2019, según ha avanzado el consejero delegado de BBVA, Carlos Torres.

A marzo de este año, cuando se han presentado las últimas cuentas auditadas, el banco tenía 19.3 millones de clientes que se relacionan a través del móvil. Un crecimiento de 43% respecto a marzo del 2017.

Durante su intervención en el XXV Encuentro del Sector Financiero, Torres defendió la estrategia de la entidad para acelerar en su transformación digital. De hecho, anticipó que otra de las metas se conseguirá en unos meses: alcanzar 50% de clientes digitales. Ahora, la entidad tiene 24 millones de usuarios que hacen sus operaciones a través de canales remotos.

Las ventas digitales del grupo suponen ya 37% del total y superarán el 50% el próximo año. En España, el segundo mercado más importante para BBVA, las transacciones digitales alcanzan ya 42 por ciento. Torres reivindicó que los clientes digitales contratan más productos y presentan una tasa de abandono 57% inferior al usuario tradicional. "Estamos en una época de cambio muy importante. Las oportunidades para el banco y para el cliente están claramente en el mundo digital", afirmó. La transformación digital, según Torres, ya tiene beneficios tangibles en la cuenta de BBVA, por la mejora de la eficiencia y el impulso de los ingresos recurrentes. De hecho, el grupo ya es rentable en todos los mercados en los que opera, incluido España.