Las garantías de crédito otorgadas por la banca de desarrollo permiten ofrecer créditos con tasas más bajas y montos mayores. Sin embargo, dichos efectos parecen ser pequeños si se comparan con las tasas vigentes de referencia, de acuerdo con un análisis de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

De esta forma según el estudio , tomando como base los costos de los créditos con garantías de Nacional Financiera (Nafin), a una empresa le cuesta tener un financiamiento con más de un banco 16.43% de interés anual sin garantías; mientras que con las garantías de Nafin le cuesta 15.58% anual. Esto es una diferencia de 0.85 puntos porcentuales menos.

En cuanto a los plazos, el crédito sin garantías tiene un plazo promedio de 16.5 meses, contra los 17.2 meses de aquellos que tienen una garantía de Nafin, lo que representa poco menos de un mes adicional de diferencia.

Uno de los objetivos de la reforma financiera que entró en vigor el 1 de enero del 2014 es que los bancos de desarrollo otorguen más crédito al sector productivo, con tasas más bajas y plazos más largos, ya sea de forma directa o a través de garantías; lo cual, de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Hacienda, podría duplicar el nivel de financiamiento.

No obstante, en el estudio se reconoce que, para algunas empresas, las ventajas de un crédito con garantías sí pueden ser significativas, ya que por una parte les da acceso al financiamiento, además de que pueden generar estrategias financieras para administrar mejor los costos de la deuda.

Por otro lado, el análisis refiere que dar indistintamente el beneficio de la garantía a las empresas podría generar ineficiencias en el proceso, además de que no se estaría destinando sólo a la población de empresas objetivo.

Un mejor conocimiento del acreditado por parte del banco puede potencializar el efecto de la garantía; aunque también podría ocurrir que a un cliente con buen historial se le otorgue el beneficio de la garantía, independientemente de si estaría dispuesto a tomar el crédito en las condiciones originales o no , aseguró Pablo Peña, coautor del estudio.

Asimismo, el documento advierte que el efecto de las garantías sobre las tasas de interés difiere de acuerdo con el tipo de garantía. Las tasas de interés son menores para aquellos préstamos que cuentan con garantías pari passu (es decir, que los acreedores están en igualdad de derechos), mientras que contar con garantías de primeras pérdidas no produce diferencias significativas.

En otras palabras, parece que las garantías pari passu tienen el efecto de disminuir las tasas de interés cobradas en los créditos; mientras que las garantías de primeras pérdidas no muestran ese efecto , aseguró el especialista.

[email protected]