La recuperación económica que se ha dado tras la reapertura de la economía ha puesto al sector de pequeñas y medianas empresas (pymes) en una situación complicada, pues a pesar de la mejora hay una brecha de liquidez en el mercado que se debe de acortar, indicó Alfonso Vega, director comercial de la sociedad financiera de objeto múltiple (sofom) Serfimex.

En entrevista, Vega comentó que, en el actual contexto, es necesario que las pymes encuentren opciones en el mercado financiero para poder contar con la liquidez necesaria para sobrevivir después del impacto económico que provocó la emergencia sanitaria, y el arrendamiento es uno de los vehículos ideales para este segmento empresarial.

“Estamos en un mercado donde hay una brecha de liquidez muy fuerte, hay poco circulante… todavía será un 2021 muy incierto, con mucha inestabilidad, pero los negocios tienen que seguir adelante y, sin duda, la posibilidad de financiar los activos ya sea para renovación o para incremento de su capacidad productiva es básica y necesaria”, detalló Vega.

En este contexto, el directivo de la sofom explicó que recientemente Serfimex implementó un esquema el cual consiste en aliarse con fabricantes y distribuidores que requieren reactivar su actividad, luego de un 2020 complicado, donde muchas pymes tuvieron que cerrar operaciones.

Ofrecemos al mercado vendedor la posibilidad de financiar, bajo ciertas circunstancias, para que las pymes puedan ofrecer a sus clientes, además de la venta de contado, la opción de financiamiento que también puede atraer un beneficio fiscal, por medio del arrendamiento”.

Según Vega, en dicho esquema Serfimex se convierte en el brazo financiero ya sea de un fabricante o distribuidor y éste a su vez puede ofrecer financiamientos, o en su caso arrendamientos.

“Hacemos una estrategia comercial, una unión comercial con fabricantes, exportadores, de todo tipo de equipo: maquinaría industrial, gimnasio, inmobiliario, es decir cualquier producto… Entonces la idea es hacer esta alianza comercial con el fin de que el fabricante tenga un brazo financiero para que pueda proporcionar a sus clientes la opción de financiamiento de esos activos”.

En este contexto, Vega resaltó que dicho esquema tiene la finalidad de que todos los participantes se beneficien, tanto el cliente final del producto que puede adquirir, el comerciante que puede hacer la venta de contado y la misma sofom, con una colocación asertiva.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx