La fuerte depreciación que el peso ha registrado en los últimos días (la semana pasada el dólar llegó a venderse hasta en 18.95 pesos) no representa un riesgo directo significativo para la banca comercial que opera en el país, ni por su posición en moneda extranjera como tampoco por créditos en dólares, ya que ambos son acotados.

En el último reporte sobre el sistema financiero mexicano del Banco de México (Banxico), se hace un análisis de impactos y pruebas de estrés para la banca en casos de escenarios volátiles como el actual. Aunque el informe se dio a conocer en noviembre, prevé posibles situaciones adversas a tres años.

En materia de posición en moneda extranjera, el Banxico explica que la depreciación del tipo de cambio no representa un riesgo directo relevante para la banca comercial, debido a que la regulación vigente en este tema establece límites a las posiciones cortas y largas en dólares con respecto al capital neto.

En consecuencia, esas reglas han evitado que la banca tenga descalces significativos en moneda extranjera .

El documento detalla que la banca mantiene un nivel relativamente elevado de activos líquidos en moneda extranjera, pero que éstos se encuentran invertidos en valores de gobiernos con alta calidad crediticia, depósitos en bancos centrales o en bancos del exterior con alta calificación.

Poco crédito en dólares

El Banxico menciona, por otra parte, que la amplia liquidez prevaleciente en los mercados financieros internacionales durante los últimos años permitió que las principales empresas mexicanas contrataran deuda por montos mayores y a plazos más largos de aquellos que les permitía el mercado de deuda nacional. Ahora que ha comenzado la normalización de la política monetaria y la consecuente apreciación del dólar, la situación para ellas ha cambiado, aunque algunas, dice, ya han tomado medidas al respecto.

Una depreciación adicional del peso podría tener efectos sobre la posición financiera de las empresas que aumentaron en mayor medida su endeudamiento en moneda extranjera , puntualiza.

Sin embargo, el banco central aclara que la materialización eventual del riesgo cambiario y del relativo a tasas de interés que enfrentan las empresas no financieras de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) tendría efectos limitados sobre la banca comercial, dado que la mayor parte de los empréstitos en moneda extranjera proviene de créditos bancarios o colocaciones de títulos en el exterior.

A junio pasado, de las empresas listadas en la BMV con riesgo cambiario, 51.4% tenía financiamiento de banca del exterior y 34.8%, de banca nacional. Además, del crédito de la banca comercial nacional a empresas, la mayor parte fue en pesos.

El cre?dito en moneda extranjera a las empresas por parte de la banca comercial nacional represento? 26% de la cartera total. A esa fecha, las empresas listadas en la BMV representaban aproximadamente 25% de esta exposición .

Aun así, el Banxico destaca en su informe que los riesgos a los que esta? expuesta la banca mexicana se encuentran acotados, ya que la mayori?a de los cre?ditos se ha concedido a empresas con ingresos en do?lares que utilizan derivados para cubrir su riesgo cambiario.

Banco Sabadell, por ejemplo, refería hace unos días que la depreciación del peso no les preocupa en su negocio, toda vez que son muy cuidadosos de que los clientes a los que les prestan en dólares generen en dólares.

[email protected]