El crédito al consumo sigue como uno de los más dinámicos, lo que, a decir de expertos, refleja el comportamiento favorable del mercado interno de los últimos meses.

Un reporte de BBVA Research detalla que al cierre del primer trimestre del 2016, el saldo del crédito al consumo creció a una tasa anual nominal de 12.7% (9.8% real), 0.7 puntos porcentuales más que en febrero, y más del doble del crecimiento observado al cierre del mismo periodo del 2015, cuando fue de 5.8 por ciento.

Esto, detalla, es resultado de avances en prácticamente todos los componentes, principalmente en el segmento de tarjetas de crédito, cuando en el 2015 éste llegó incluso a presentar resultados negativos.

Las cifras de crédito al consumo a marzo del 2016 son positivas y parecen seguir reflejando parte del comportamiento favorable que se observó en el consumo interno desde finales del 2015, así como en enero y febrero del 2016 , destaca.

BBVA refiere que el financiamiento a través de tarjetas de crédito (casi 40% de la cartera al consumo) registró una tasa de crecimiento anual nominal de 6.4% en marzo (3.7% real), la más alta desde abril del 2014, cuando fue de 6.8 por ciento.

En tanto, los segmentos de crédito de nómina y créditos personales (25.1 y 20.1%, respectivamente de la cartera de consumo) crecieron a una tasa anual nominal de 20.1 y 18.8%, mostrando una dinámica más estable respecto de la observada en febrero, cuando el repunte fue de 20.0 y 18.5% respectivamente.

Por su parte, el crédito para la adquisición de bienes de consumo duradero (10.4% de la cartera total de consumo) mantuvo su mismo nivel de crecimiento con relación a febrero pasado, de 14.7% anual nominal, como resultado de un ligero avance en el financiamiento automotriz y una disminución en el destinado a la adquisición de bienes muebles.

El financiamiento a través de tarjeta de crédito continúa ganando relevancia en el crecimiento de la cartera al consumo. En contraste, los créditos de nómina y personales disminuyeron su contribución .

BBVA considera que la pérdida de impulso en los créditos de nómina y personales pudiera estar asociada a la aparente moderación del crecimiento de la demanda interna y el empleo.

En contraparte, el grupo financiero explicó que, en marzo pasado, el ritmo de crecimiento del crédito a empresas mostró una desaceleración, lo mismo que en vivienda, lo que pudiera estar ligado a avances moderados en la inversión y el empleo.

En marzo del 2016, el saldo del crédito vigente a las empresas creció a una tasa anual nominal de 15.6% (12.7% real), 4.5 puntos porcentuales menos que en febrero, pero aún por arriba de 12.5% observado al cierre del primer trimestre del 2015.

El efecto de los factores coyunturales que impulsaron el crédito a empresas en meses previos parece estar disminuyendo, pues se observa una menor depreciación del tipo de cambio, por lo que es probable que factores estructurales están comenzando a pesar más en el comportamiento de este segmento. De ser éste el caso, el crecimiento moderado del crédito pudiera asociarse a la moderación en la inversión y en la actividad económica en su conjunto , concluye.