A menos de un año de que las sofoles deban migrar a otra figura financiera como sofom, sofipo o banco de nicho, la cartera de crédito del sector sigue en descenso y en ello inciden las bajas en sus tres principales objetos de financiamiento: el comercio, el consumo y la vivienda.

Según el último reporte de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), de junio del 2011 a junio del 2012 la cartera de crédito total de las sofoles disminuyó 37.5% para quedar en 34,034 millones de pesos.

Destaca en este resultado el desplome de la cartera de crédito al consumo, que en un año fue de 67.4%, al pasar de los 17,324 millones de pesos en junio del 2011 a 5,656 millones en junio de este año.

Al interior de este rubro, la cartera de tarjeta de crédito disminuyó de 371 millones de pesos a 200 millones, que representó una baja de 46% de junio a junio; la de créditos personales cayó 27.8%, de 3,540 millones a 2,556 millones, y la de crédito automotriz se desplomó 81.7%, de 12,619 millones a 2,308 millones.

Sin embargo, al interior de la cartera de crédito al consumo la de nómina pasó de cero en junio del año pasado a 241 millones de pesos en el mismo mes del 2012.

Por el lado de la cartera de créditos comerciales, ésta también registró una baja de 49.2% en los últimos 12 meses, al pasar de los 16,196 millones de pesos a los 8,225 millones.

La cartera de crédito a la vivienda de las sofoles mostró una caída, aunque sólo fue de 3.9% de junio a junio. A pesar de ello, es este sector en el que las sofoles tuvieron mayor cartera de crédito con 20,153 millones de pesos (que representó 59.2% del total) contra los 20,970 millones del año anterior.

En cuanto al Índice de Morosidad, la CNBV precisó que en crédito a empresas por parte de las sofoles éste creció de 8.6 a 14.52%; en tarjeta de crédito se redujo de 52.79 a 29.69%; en los personales disminuyó de 27.76 a 5.29%; en el de nómina pasó de 0 a 86.35%; en automotriz subió de 10.85 a 12.81%; en adquisición de bienes muebles pasó de 0 a 94.29%; en otros créditos de consumo se redujo de 27.14 a 15.21%, y en vivienda subió de 13.97 a 16.17 por ciento.