Caja Popular Mexicana (CPM), una sociedad cooperativa de ahorro y préstamo (socap) de las 152 que existen en México, reportó de enero a noviembre del presente año una derrama crediticia de 15,943 millones 667,585 pesos.

De acuerdo con la entidad, esta derrama representa 540,615 financiamientos, que durante estos 11 meses se destinaron en su mayor parte a Guanajuato, Oaxaca, Michoacán, Jalisco, Morelos y Nayarit.

De enero a noviembre del presente año, la cooperativa presentó un incremento en el otorgamiento de créditos con respecto al mismo periodo del 2015, año en el que colocó 539,554 créditos , explicó la entidad.

Según la socap, las principales finalidades para las que se destinaron los financiamientos fueron gastos de consumo personal, construcción, remodelación o ampliación de vivienda; adquisición de producto terminado para comercio, pago de deudas a terceros, compra de vehículo seminuevo, gastos médicos, escolares y compra de materia prima.

Este 2016 también fue un año de logros para Caja Popular Mexicana, ya que cumplió 65 años de estar al servicio de sus socios y de llevar opciones de ahorro y crédito a comunidades que no tienen acceso a la banca tradicional, promoviendo así la inclusión financiera y beneficiando a decenas de personas en comunidades rurales del país. Asimismo, inauguró en Silao, Guanajuato, su sucursal número 462 a nivel nacional , detalló la cooperativa.

Caja Popular Mexicana cuenta con presencia en 26 estados de la república, con 462 sucursales para la atención de 2 millones 159,587 socios, de los cuales 310,018 son menores de edad que cuentan con cuentas de ahorro.

Socaps en proceso ?de autorización

En la actualidad, existen 152 socaps autorizadas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) en el país, que administran activos por un monto de 112,709 millones de pesos en atención a 5 millones 881,169 socios ahorradores.

Sin embargo, esta cifra no es definitiva, pues también existen otras 25 socaps que se encuentran en proceso de ser autorizadas por la CNBV, las cuales administran activos por casi 5,323 millones de pesos y brindan atención a 331,297 personas, de acuerdo con datos proporcionados por el Fondo de Supervisión Auxiliar de Socaps y de Protección a sus Ahorradores (Focoop).

Asimismo, existen 473 socaps de nivel básico que manejan activos por 2,158 millones de pesos en atención a 284,498 socios. Estas entidades, por su nivel de activos de cada una, los cuales son inferiores a 13.5 millones de pesos, no requieren supervisión por parte de la autoridad.

Las cooperativas de nivel básico son aquellas que tienen menos de 2.5 millones de Udis (alrededor de 13.5 millones de pesos) en activos. De acuerdo con la ley, no requieren la autorización de la CNBV para realizar operaciones de ahorro y préstamo, por lo que sólo pueden realizar ciertas operaciones que establece la propia ley, en consecuencia no cuentan con la protección del seguro de depósitos para sus socios , se puede leer en un reporte realizado por el Focoop.

También existen otras 115 socaps que concentran activos por 7 millones 929,350 pesos en atención de 765,060 socios que se encuentran en proceso de salida ordenada o amparadas para operar a pesar de que se les negó la autorización.

De acuerdo con el Focoop, las 152 cooperativas autorizadas representan 88% de los activos del sector (autorizadas, de nivel básico y que se encuentran en proceso de salida ordenada), por lo que sus casi sus 6 millones de socios, cuentan con una protección para sus cuentas de ahorros.

Únicamente las socaps autorizadas ofrecen un seguro de depósitos al ahorro de sus socios, el cual equivale a 25,000 Udis (133,000 pesos aproximados) por persona.

fernando.gutierrez@eleconomista.mx