A partir de este año, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) designará, tras un proceso de evaluación, a las instituciones de banca múltiple que tengan importancia sistémica local, y les exigirá incrementar sus niveles de capital.

Lo anterior, para evitar efectos negativos derivados del posible incumplimiento de obligaciones de un banco de este tipo, cuya quiebra podría repercutir no sólo en todo el sistema financiero mexicano, sino también en la economía en su conjunto.

Esta designación obedece a lo establecido en el Comité de Basilea, del que México forma parte, y que en otros países ya se lleva a cabo.

Aunque hoy operan en el país 45 bancos, son cinco los que dominan el sistema: BBVA Bancomer, Santander, Banamex, Banorte y HSBC concentran 72% de los activos totales.

El último día del 2015 la CNBV el Diario Oficial de la Federación publicó las modificaciones a las disposiciones aplicables a las instituciones de crédito, entre las que se encuentran las referentes a la designación de instituciones de banca múltiple de importancia sistémica.

Ahí, explica que para ello tomará en cuenta aspectos como el tamaño de la institución respecto del sistema, su interconexión con otras entidades, la importancia de los servicios de infraestructura que presta en el sector y en la economía en general, y la complejidad de sus operaciones. Cada uno de estos puntos tendrá un peso de 25% en la evaluación.

La CNBV evaluará anualmente a las instituciones de banca múltiple para determinar si deben ser consideradas como de importancia sistémica local y el grado de importancia que les corresponde. Dicha evaluación deberá presentarse para aprobación de la Junta de Gobierno de la Comisión a más tardar en abril de cada año, con información al cierre del año previo al de la evaluación correspondiente.

Las instituciones de banca múltiple que hayan sido consideradas como de importancia sistémica local serán evaluadas nuevamente por la comisión, a más tardar en noviembre del mismo año en el que hayan sido clasificadas como tales, con información a junio del año que corresponda a la evaluación. Lo anterior, para determinar si ha habido cambios en el grado de importancia o confirmarlo.

La comisión notificará a las instituciones cuando se les haya designado de importancia sistémica, así como cuando modifique su grado y deje de considerarlas como tales.