CIBanco se sumó a la lista de instituciones financieras que han movido a la baja de forma drástica su pronóstico del PIB para este año, principalmente por los efectos del coronavirus, ahora lo ubica en -4.0 por ciento.

En una nota, la institución detalló que se espera una muy fuerte caída del PIB en el segundo trimestre del año.

Precisó que si las cosas se complican, al lastimarse los fundamentales económicos, la recesión puede ser más pronunciada y de mayor tiempo, con un escenario de una caída en la economía mexicana superior a 6.0% en el año, además de una lenta y costosa recuperación.

La institución consideró que las autoridades y los distintos agentes económicos deben estar conscientes de que es el momento de aplicar “lo que sea necesario” en materia de políticas fiscales y monetarias a gran escala, ortodoxas y heterodoxas, para mitigar los escenarios más adversos.

CIBanco estimó que a nivel global la crisis los efectos de la pandemia en la economía será transitoria; pero en el caso de México, como la mayor parte de las economías, se debe preparar para una contracción, y que la intensidad de la caída dependerá en buena parte de la duración de la fase aguda de la pandemia.

“Si la campaña turística de verano se desarrolla con cierta normalidad y aguantan el consumo y la inversión, las perspectivas mejorarán sensiblemente”, señaló.

Para este banco, lo ideal sería que México experimentara una recuperación del PIB del tipo V (así como la economía se detiene de forma brusca, así igual se recupera), aunque aclaró que esto cada vez parece más improbable.

Actualmente luce más probable, argumentó, que la recuperación adopte el modelo U, es decir, donde los indicadores económicos tardan más tiempo en llegar a los niveles previos a la contracción.

“Esto por afectaciones en sectores de gran calado para la economía como el consumo, turismo y equipo de transporte”.

[email protected]