Analistas de Goldman Sachs dan por hecho que el Banco Central Europeo (BCE) aprobará en los próximos meses un nuevo recorte de tasas de interés aplicados a la tasa de depósitos. En un reciente informe, el banco de inversión anticipa un recorte adicional de otros 20 puntos base, hasta -0.60%, que impactaría negativamente en el sector bancario, restándole 5,600 millones de euros al beneficio conjunto de los 32 mayores bancos de la zona euro.

Aunque la rebaja de las tasas afectaría al conjunto del sector, dos grupos bancarios españoles (Bankia y Sabadell) se situarían entre los más negativamente impactados. De hecho, Goldman Sachs rebaja 14.2% el precio objetivo en Bolsa del banco nacionalizado, mientras que en el caso de la entidad presidida por Josep Oliu, el deterioro del valor provocado por este nuevo escenario alcanza 12 por ciento. Esto sitúa a ambos en el top 4 entre los más penalizados del viejo continente, sólo por detrás del italiano Monte Dei Paschi di Siena y del griego Bank of Piraeus.

Según los cálculos del banco de inversión estadounidense, un nuevo recorte de las tasas de 20 puntos base reduciría 17% las ganancias de Bankia y otro 13% las de Sabadell. La hipotética puesta en marcha de una tasa de depósitos escalonada similar a la que ya opera en países como Suiza o Japón, sin embargo, no supondría un gran alivio para estas entidades, ya que como máximo verían crecer sus resultados 2% más, tal y como indican las cifras calculadas por Goldman Sachs.

Las dos entidades españolas se sitúan, como explica el informe, entre los bancos europeos cuya rentabilidad está más en riesgo. Esta debilidad relativa se explicaría por dos elementos, señalan los analistas: un elevado peso de las cuentas corrientes minoristas (insensibles a los réditos) y un bajo nivel de ingresos recurrentes.