En lugar de mejorar salvo algunas excepciones , los principales bancos que otorgan créditos al consumo (personales, de nómina y automotrices) empeoraron en la evaluación que la Condusef hace a la información de este tipo de productos. Es más, la calificación es en promedio reprobatoria.

Para evaluar los productos de crédito al consumo, la Condusef analiza la información mínima, calidad y forma de documentos como los contratos, carátulas, estados de cuenta, páginas web y publicidad.

Con base en ello, en créditos personales los siete bancos evaluados obtuvieron una calificación promedio de 4.1, cuando en el 2015 fue de 5.9. Aquí el peor evaluado fue Consubanco, con apenas 1.7 puntos, seguido de Banco Azteca con 2.9, Banco Ahorro Famsa (3.3), Bancoppel (3.4), Santander Consumo (4.5) y BBVA Bancomer (5.2). El único banco que obtuvo calificación aprobatoria fue Banamex, con 7.8, incluso mejor que el 6.1 previo.

En los créditos personales, la Condusef detectó 120 irregularidades en las siete instituciones evaluadas, siendo el Contrato el documento que registró más.

En créditos de nómina, la calificación promedio fue de 5.7 contra el 7.0 del 2015. Aquí Banorte obtuvo la peor calificación, con 2.4. Después estuvieron Santander, con 4.2, BBVA Bancomer (5.2) e Inbursa (5.5). Banamex, por su parte, registró un 7.8, contra 8.9 del año previo, y HSBC, 9.2, contra 9.0 del 2015.

Respecto de los créditos para auto, la calificación promedio fue de 5.7 contra 7.3 del año pasado. Aquí hubo un mejor comportamiento, pues sólo Scotiabank y HSBC, con 4.0 cada uno, y CI Banco, con 5.8, tuvieron calificación reprobatoria. El resto, Banorte, Banco Autofin, Volkswagen Bank y BBVA Bancomer, aprobó en este producto pero ninguna calificación fue superior a 8.

Pese a que la metodología en esta evaluación fue modificada, en parte por petición de los bancos, las calificaciones bajaron en comparación con las del 2015. Mario Di Costanzo, presidente de la Condusef, explicó que ello se debe a una falta de atención de los bancos a las observaciones que se han hecho. Esto es en detrimento del usuario. En la medida en que no se mejore la transparencia, se deja indefenso al usuario .

Salvo Banamex, que sí mejoró en algunos aspectos, la mayoría de los evaluados bajó en su calificación.

El funcionario confía en que durante los siguientes meses, ya con la nueva metodología de la evaluación de los créditos al consumo, las calificaciones en este rubro mejoren, pues de lo contrario los bancos estarían reincidiendo y la autoridad pudiera tomar otras medidas, aunque dentro de lo que está establecido en el marco legal.

Di Costanzo destacó la importancia de esta evaluación, ya que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera (ENIF) 2015, casi 30% de los adultos en México contaba con crédito al consumo (22.1 millones de personas); en tanto, al primer cuatrimestre del 2016 la cartera de crédito de estos productos fue de 817,701 millones de pesos.

De la cartera de crédito al consumo, los productos de personal, nómina y automotriz representan 56% del total colocado , dijo.

Por otra parte, de enero a junio del presente año se presentaron 7,408 reclamaciones contra bancos en materia de crédito personal; 1,604 de créditos de nómina; y 1,489 de crédito de auto.