Los grandes bancos globales que tienen importante representación en economías emergentes, como la de México, necesitan 485,600 millones de euros adicionales para cumplir con el coeficiente mínimo de capital ordinario y la liquidez en cajas de 7% que exige la nueva regulación de Basilea III.

De acuerdo con una simulación que corrió el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea entre 213 bancos, las instituciones financieras habrían incumplido con las normas mínimas de capital que garantizarían salud financiera si la nueva regulación hubiera entrado en vigor en junio del año pasado.

Al difundir los resultados del ejercicio de simulación, el Comité estimó que adicionalmente los grandes bancos tendrían que conseguir 1.76 billones de euros de liquidez extra, lo que representa 3% de los activos totales valorados en 58.5 billones de euros.

Para realizar este ejercicio, el Comité dividió a los 212 bancos participantes en dos grupos, según su grado de capitalización. El grupo número uno, que fueron 103 bancos que tienen un ratio de capital Tier 1 superior a los 3,000 millones de euros, y el grupo número dos, que integró al resto.

Visto así, el grupo número uno necesitaría 38,000 millones de euros para lograr un capital mínimo de 4.5 por ciento.

En cambio, los requerimientos de liquidez de los bancos del grupo dos son más bajos, pues necesitarían 32,400 millones de euros adicionales para lograr el coeficiente mínimo de capital ordinario.

El déficit total de la cobertura de liquidez es de 1.76 billones de euros, que representa aproximadamente 3% de 58.5 billones de activos totales de la muestra global.

Los bancos tienen hasta el 2015 para cumplir con el estándar de liquidez y hasta el 2018 para cumplir con la tasa neta de financiamiento estable.

De acuerdo con los resultados, los bancos que están por debajo del umbral mínimo requerido pueden cumplir con estos estándares alargando el plazo de su financiamiento o los modelos de restructuración empresarial que son más vulnerables al riesgo de liquidez en periodos de tensión .

La aplicación de la regulación de Basilea III tendrá que comenzar con el arranque del 2012 y tienen hasta el 2019 para completarla.

Según el comunicado, el Comité de Basilea estudia actualmente la posibilidad de hacer modificaciones en aspectos clave del ratio de cobertura de liquidez. Sin embargo, advierten que no supondrá cambios en los fundamentos.

[email protected]