El Índice de Capitalización (ICAP) de la banca se ubicó en 16.89% en julio, lo que representó un ligero incremento de 0.38 puntos porcentuales respecto a junio, cuando se ubicó en 16.51%, informó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Este resultado se da en un complicado entorno económico derivado de la pandemia de Covid-19, y ante un escenario de un posible incremento en el Índice de Morosidad (IMOR) en los próximos meses, una vez que han empezado a vencer los diferimientos de pagos de créditos lanzados en marzo y abril por los bancos.

De acuerdo con la CNBV, en julio pasado las 50 instituciones que constituyen el sector bancario, se ubicaron en la categoría I de alertas tempranas, cumpliendo con el requerimiento mínimo de capitalización del 8% más el suplemento de conservación de capital de 2.5% constituido con capital fundamental, que implica un nivel de ICAP de 10.5 por ciento.

La categoría I de alertas tempranas indica que los bancos están suficientemente capitalizados para enfrentar escenarios de pérdidas no esperadas, por lo cual no se requieren acciones inmediatas de supervisión en relación con su solvencia.

Adicionalmente, destacó la CNBV, las instituciones designadas como de importancia sistémica local (BBVA, Banorte, Santander, Citibanamex, HSBC y Scotiabank), cumplen con el suplemento de conservación de capital sistémico requerido, mostrando el cumplimiento de los más altos estándares acordados en Basilea III.

Tanto autoridades financieras como bancos han reconocido que en los próximos meses habrá un deterioro de la cartera, derivado de la situación económica que se vive en el país por la emergencia sanitaria. Sin embargo, también se ha destacado la solidez en los diferentes indicadores de la banca, siendo el ICAP uno de estos.

kg