La máxima autoridad de los servicios financieros de Nueva York, Benjamin Lawsky, abrió una investigación sobre posible manipulación en el mercado de divisas, en la que ha puesto en el foco a una docena de entidades. Los principales sospechosos son Goldman Sachs, Deutsche Bank, Lloyds, Royal Bank of Scotland, Credit Suisse y Standard Chartered, según fuentes próximas a la averiguación citadas por Bloomberg y la agencia Reuters.

El departamento de Servicios Financieros de Nueva York (DFS, por sus siglas en inglés) reclamó a estas entidades documentación para verificar si manipularon el mercado de divisas, el que mueve el volumen más elevado de transacciones del mundo y el más volátil.

La negociación de las divisas ha cobrado especial relevancia en la últimas semanas, a raíz de la abrupta pérdida de valor del peso argentino, que elevó la presión sobre el resto de divisas emergentes bajo la amenaza de crear un efecto capaz de desatar una nueva crisis.

Lawsky ha reclamado para su investigación los correos electrónicos de empleados de las entidades citadas. Su cargo le da competencia sobre las instituciones financieras que operan en Nueva York, que acoge al poderoso centro financiero de Wall Street, incluyendo a entidades extranjeras que operan en Estados Unidos.