BBVA reconoce que el caso Villarejo, donde se investiga la relación entre el excomisario José Manuel Villarejo por blanqueo y cohecho e implicado en diversas tramas de corrupción, y el expresidente de BBVA Francisco González, ya afecta la reputación de la entidad, sobre todo tras su imputación como persona jurídica en la investigación judicial sobre la relación del banco con Cenyt, empresa vinculada al excomisario. No descarta que pudiera llegar a tener impacto en el negocio en el largo plazo por su efecto en los empleados y los clientes.

“Obviamente tiene (el caso Villarejo) una implicación en el pensamiento de nuestros empleados y nuestros clientes”, dijo Onur Genç, consejero delegado de BBVA, en rueda de prensa para presentar los resultados del primer semestre del año.

Pero Genç afirmó que los inversionistas institucionales y los grandes fondos no les expresan preocupación alguna sobre el caso judicial en los contactos que mantienen habitualmente. En este sentido, alegó que para presentar los resultados de 12 preguntas ninguna fue sobre la investigación judicial.

Sin impacto directo

El número dos del banco dejó claro en varias ocasiones que la entidad no ha detectado por el momento un “impacto directo” en la marcha de la actividad. De hecho, Genç calificó de “excelentes” los resultados registrados hasta junio, cuando el banco obtuvo unas ganancias de 2,442 millones de euros, con una caída de 3.7% respecto al mismo periodo del 2018, pero que superaron las previsiones del mercado.

Genç defendió que la acción de BBVA sube ligeramente en lo que va de año, en contra de la tendencia del índice bancario. El equipo directivo de BBVA considera por tanto que no debe hacer todavía ningún tipo de provisión para cubrir el riesgo de posibles multas, que serían las consecuencias más probables para el banco en el hipotético caso de que fuera declarado culpable por los tres delitos por los que se le investiga: cohecho, descubrimiento y revelación de secretos, y corrupción en los negocios.

Factor de riesgo

“El citado procedimiento penal (caso Villarejo) se encuentra en un momento incipiente dentro de la fase de instrucción y bajo secreto de sumario, por lo que no es posible predecir en este momento el ámbito o duración de dicho procedimiento ni todos sus posibles resultados o implicaciones para el grupo, sin perjuicio del posible riesgo reputacional de estas actuaciones”, expuso el banco como factor de riesgo en las cuentas semestrales remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

La visión de BBVA es compartida por el banco de inversión Alantra, que en un reciente informe remitido a sus clientes descarta “grandes consecuencias en el corto plazo”, porque, entre otras cosas, el BCE no se involucrará de forma inminente en el proceso como supervisor del banco. “La investigación por las escuchas acabará teniendo un impacto más reputacional que económico en BBVA”, señalan los analistas de Alantra.

“No nos gusta aparecer en las portadas de los periódicos tan a menudo, pero haremos lo posible para gestionarlo”, afirmó el consejero delegado de BBVA, que garantizó que la entidad se va a “tomar muy en serio” esclarecer su relación con la empresa de Villarejo.

El consejero delegado prometió seguir “tomando medidas” mientras avancen tanto la investigación interna como la judicial sobre la relación del banco con la empresa Cenyt. Dejó abierta la posibilidad de ampliar las líneas de investigación del informe forensic encargado a PwC, Garrigues y Uría Menéndez hace seis meses. En todo momento, se comprometió a compartir los nuevos avances en el informe de rastreo y detección de posibles fraudes con el juez.

Tiempo récord

El consejero delegado de BBVA presumió que la investigación interna ha avanzado “en tiempo récord” dada la amplitud y el detalle para profundizar en las pesquisas, que se han remontado a hace 14 años. El banco ya ha compartido con el magistrado Manuel García Castellón “hallazgos relevantes” sobre las líneas “originales” del forensic, como recordó Genç.

Genç negó que Francisco González tenga “privilegios” en la entidad tras su renuncia a la presidencia de honor y aclaró que le corresponde disponer de seguridad en calidad de expresidente del banco.