El regulador antimonopolio de Brasil, Cade, aprobó el miércoles la adquisición de la unidad local de HSBC Holdings por parte del Banco Bradesco, bajo ciertas condiciones.

Cinco miembros del panel de Cade, con sede en Brasilia, votó a favor de aprobar la operación con restricciones que incluyen prohibir a Bradesco, el tercer mayor banco de Brasil con operaciones en bolsa, que realice más adquisiciones por al menos 30 meses.

NOTICIA: Bradesco, el posible comprador de HSBC Brasil

Los otros dos miembros del panel del regulador se abstuvieron de votar.

Después de mantenerse al margen durante años mientras sus rivales locales se fortalecían mediante fusiones y adquisiciones, Bradesco hizo una oferta por HSBC Bank Brasil Banco Múltiplo SA en agosto del año pasado. La compra por 5,200 millones de dólares le permitió a Bradesco aumentar sus activos en 16% y sumar 5 millones de clientes.

La transacción ahora aprobada debería ayudar a Bradesco a achicar la brecha con los prestamistas controlados por el estado Banco do Brasil SA y Caixa Econômica Federal y con el rival del sector privado Itaú Unibanco Holding SA, que son los tres mayores bancos del país sudamericano por nivel de activos.

NOTICIA: Inicia la carrera por filial en Brasil

No obstante, grupos de consumidores advirtieron que el acuerdo podría perjudicar la competencia en un mercado donde los 10 principales bancos controlan el 90% de los activos de la industria.

Analistas e inversores manifestaron que la adquisición, la más grande en los 74 años de historia de Bradesco, pondrá a prueba la capacidad del presidente ejecutivo Luiz Carlos Trabuco de absorber la administración de activos importantes, del sector bancario y de seguros, en momentos en que la economía de Brasil sufre su peor recesión en 80 años.

Las acciones de Bradesco aceleraron sus avances el miércoles después de la aprobación del regulador y a las 1800 GMT subían 3.14% a 25 reales, su mayor nivel desde el 20 de mayo.

(ACTUALIZACIÓN: 13:15)

abr