Los atentados terroristas de París, Francia, han coincidido casi en el tiempo con la publicación de los datos sobre la evolución de la economía francesa, que volvió al crecimiento en el tercer trimestre.

El país galo está volviendo a recuperar su papel de motor económico de la Unión Europea. Aunque los expertos consideran que habrá que esperar para saber el posible impacto de los atentados terroristas en la economía francesa, descartan que el efecto se prolongue. En ningún caso, aseguran, supondrá una sacudida económica como la que ocurrió tras los atentados del 11 de septiembre en Nueva York en el 2001.

Los expertos advierten que después de los ataques de París, la economía puede sufrir cierto efecto coyuntural, sobre todo en la confianza de los consumidores y en el turismo, pero que no se mantendrá a largo plazo.

El Producto Interno Bruto (PIB) de Francia registró un crecimiento de 0.3% entre julio y septiembre, según el Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos de Francia. Estas cifras ponen al país en camino de cerrar su mejor ejercicio desde el 2011. El crecimiento iguala las previsiones de los analistas consultados por Bloomberg.

En el segundo trimestre, el PIB de Francia registró un crecimiento económico nulo, mientras que en el primero había alcanzado un avance de 0.7%, según el organismo estadístico oficial.

Los analistas destacan que los ataques pueden tener impacto negativo en los sectores turístico y de viajes en los próximos meses, pero que se irá diluyendo conforme pase el tiempo y que no será duradero . El turismo tiene un peso de 7.5% sobre el PIB francés.