Al cierre del segundo cuatrimestre del 2019, las administradoras de fondos para el retiro (afores) registraron 84,440.1 millones de pesos por concepto de ahorro voluntario y solidario. Dicha cantidad significó un aumento de 18.9% en términos reales y respecto al mismo periodo del 2018, informó la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

En un comunicado, detalló que alrededor de 56,877 millones de pesos fueron aportaciones voluntarias de los trabajadores que cotizan en el IMSS; lo que representó un crecimiento de 21.6%, respecto al ahorro que hicieron en el 2018 y de 126%, respecto al ahorro voluntario que se registró hace seis años cuando se ubicaba en apenas 11,200 millones de pesos.

Mientras que 27,562 millones de pesos provienen del ahorro solidario que hicieron entre los trabajadores afiliados al ISSSTE y el gobierno, lo que implicó un aumento anual de 23.5 por ciento. Es importante mencionar que, por cada peso que aporte el trabajador a su cuenta de afore, el gobierno contribuye con 3.25 pesos.

Si se compara el ahorro solidario al cierre del segundo cuatrimestre del 2019, respecto de hace seis años, se presentó un crecimiento de 127%, al pasar de 5,100 millones de pesos a casi 27,600 millones de pesos.

La Consar destacó que, en el periodo mayo-agosto del 2018, había 100,285 trabajadores que realizaron aportaciones voluntarias y para el 2019, en el mismo periodo ya eran 151,302 ahorradores. Además, las aportaciones promedio en esos meses pasó de 191,889 pesos a 294,732 pesos.

Campañas no son suficientes

Gerardo López, experto en pensiones de la Universidad Panamericana, comentó que, si bien han resultado de manera positiva las campañas de fomentar el ahorro voluntario a través de diferentes tiendas de conveniencia, el gobierno federal debería implementar otras medidas como incentivos fiscales para que el trabajador siga ahorrando.

“El beneficio fiscal está ausente en el ahorro voluntario, el gobierno actúa de dos maneras, por un lado, difunde los beneficios del ahorro voluntario, pero por el otro no da ese beneficio fiscal, entonces, creo que deben unificarse los esfuerzos. Entre más incentivos haya, el trabajador se va a interesar más en ahorrar para su pensión”.

Cuatro afores concentran ahorro voluntario y solidario

Del ahorro total que se registró en el ahorro voluntario y solidario, cuatro de las 10 afores que conforman el mercado concentraron 81% de los recursos con un total de 68,270.6 millones de pesos.

Se trata de XXI Banorte que reportó un ahorro voluntario y solidario de 22,234 millones de pesos; Pensionissste de 21,711.4 millones de peso; Sura por 12,702.3 millones de pesos, y Profuturo por 11,623 millones de pesos.

Mientras que las seis afores restantes administran 19% del ahorro voluntario y solidario del sistema con un total de 16,169.5 millones de pesos.

De este total, 59% lo registra Citibanamex con 9,536.5 millones de pesos; después, Principal con 2,219.2 millones de pesos en ahorro voluntario y solidario.

Azteca es la afore que menos recursos registra en ahorro voluntario con un total de 266.9 millones de pesos; mientras que Coppel registra 1,324.4 millones de pesos, Inbursa 1,361.2 millones de pesos e Invercap 1,261.3 millones de pesos.

López comentó que dicha concentración se debe a que las primeras cuatro afores registran a trabajadores que reportan mayores ingresos, a diferencia de las otras seis afores que tienen registrados a trabajadores con menores ingresos.

Agregó el caso de Pensionissste, donde la mayoría son trabajadores del gobierno que suelen tener mayores ingresos que los empleados afiliados al IMSS, “entonces, tienen mayor capacidad de ahorro y tienen el beneficio de que el gobierno les aporta una cantidad adicional”. En XXI Banorte, dijo, se registra una gran cantidad de personas que son empleados del IMSS y que son de altos ingresos y que por tanto tienen mayor capacidad de ahorro.

En el caso de Azteca, apuntó, si bien tiene mayor presencia en el país, los clientes que reportan no tienen los suficientes recursos para ahorrar.