Luego de que el gobierno federal eliminara los seguros de gastos médicos mayores a los servidores públicos, AXA ve una oportunidad para atraer a estos clientes, cuyo universo estiman entre 500,000 y 600,000 trabajadores.

El director general de la compañía en México, Daniel Bandle, señaló que si bien ellos no tenían contratos de este tipo con las autoridades, recientemente han notado un gran interés y demanda de estos funcionarios que hasta el 31 de diciembre tenían la prestación.

“Pensamos que son entre 500,000 y 600,000 servidores públicos que ya no tienen esta prestación, más sus ascendientes y descendientes. Como parte de nuestra misión de proteger a más mexicanos, nosotros estamos a la orden de estos servidores con un producto específico”, afirmó.

En entrevista con Notimex, el directivo expuso que su opción permite múltiples combinaciones de coberturas de nivel hospitalario para adaptarse a las necesidades específicas de cada asegurado, en función de qué prima quiere pagar.

A estos e sumarían 38,683 millones de pesos en primas durante el 2018, la principal fue salud, al representar 39%; seguida por autos, con 27%; daños, con 19%, y vida, con 14 por ciento.

“Nuestra misión es proteger a más mexicanos. Con una penetración de los seguros tan baja hemos conseguido poner una oferta relevante, importante para los mexicanos, ya que estamos en todas las líneas de negocio: gastos médicos, daños y vida”.

Dijo que el año pasado la compañía logró crecer por encima del mercado en el país, a 8.9%, además de conseguir utilidades de 1,590 millones de pesos, lo que representó 60% más que en el 2017.

Durante el año pasado, el crecimiento de la aseguradora en México fue impulsado en su mayor parte por los ramos de Autos y Salud, los cuales registraron avances de 20.4 y 13.6% respectivamente.

Coordinación con el Estado

En este sentido, Daniel Bandle indicó que las aseguradoras deben tener productos que son relevantes y el Estado debe de fomentarlos con diversas medidas, de hecho, “en un país como México que está expuesto a tantas catástrofes naturales, los seguros deberían ser obligatorios”.

Detalló que después del sismo ocurrido en septiembre del 2017 hubo un repunte en la demanda de seguros para vivienda.

“Lamentablemente no estamos viendo que esto sea durable, por lo que en la Ciudad de México debería ser obligatorio y cobrarse  (una póliza contra daños) a través del predial”, sentenció el director de la compañía.