La aseguradora francesa AXA, demandada por sus clientes, propuso entregar 300 millones de euros (370 millones de dólares) a unos 15,000 propietarios de bares y restaurantes para paliar las pérdidas por la pandemia, monto calificado como "irrisorio" por los afectados.

El anuncio de la compañía surge tras varios meses de desacuerdos con sus clientes, que tuvieron que cerrar sus negocios durante varios meses debido a la pandemia y exigían una compensación a AXA, cuyos directivos habían argumentado que sus contratos no cubrían las pérdidas vinculadas a una pandemia.

En total, unas 1,500 causas fueron abiertas contra el grupo en Francia. En la mayoría de ellas, AXA perdió.

"Queremos dejar todo esto detrás", dijo Thomas Buberl, director general de AXA, en declaraciones a la radio Europe 1. El responsable explicó que esta cantidad "no es una indemnización sino una transacción", lo que implica que el cliente que la recibe renuncia a cualquier acción judicial posterior contra AXA.

Los beneficiados consideraron insuficiente la cantidad, que corresponde a una media de 20,000 euros por cliente.

"Es irrisorio", dijo Didier Chenet, presidente del GNI, sindicato que agrupa a los pequeños empresarios independientes de la restauración.

Los representantes del sector exigían a AXA una compensación de unos 150,000 euros por negocio.

Los bares y restaurantes en Francia pudieron recibir clientes en el interior el miércoles por primera vez desde octubre y las terrazas de los establecimientos abrieron el 19 de mayo.

El gobierno francés ha entregado miles de millones de euros a los propietarios de bares y restaurantes para compensar sus pérdidas en estos meses de pandemia.