A partir del 1 de abril, la nómina digital empezará a ser requerida y tendrá nuevos datos, por lo que es importante que las empresas mexicanas cumplan con las obligaciones fiscales a tiempo, por ello instituciones públicas y privadas están trabajando para que los contribuyentes tengan la mejor adopción posible de esta obligación.

La Procuraduría de la Defensa del Consumidor (Prodecon) recordó que las personas físicas y morales podrán expedir los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) por las remuneraciones que cubren a sus trabajadores o a contribuyentes asimilados a salarios (nómina) durante el primer trimestre del ejercicio fiscal 2017 conforme al complemento de nómina (versión 1.1), debiendo reexpedirlos a más tardar el 1 de abril del 2017 conforme al complemento de nómina (versión 1.2).

Aclaró que los contribuyentes que incumplan con las condiciones establecidas en el citado artículo perderán el derecho de aplicar estas facilidades, quedando obligados a cumplir las disposiciones generales en materia de expedición de comprobantes fiscales.

Por su parte, Microsip, empresa dedicada a desarrollar y comercializar sistemas administrativos para las pequeñas y medianas empresas, aconsejó a los dueños y administradores de las empresas que evalúen si los sistemas que utilizan están listos para presentar la nómina digital adecuadamente.

Para que los cambios se realicen de la manera más eficiente posible, el Servicio de Administración Tributaria ha realizado una serie de recomendaciones para que los empresarios no tengan problemas en la emisión de la nómina digital; entre ellas destaca la familiarización a la brevedad con la versión 1.2 del complemento de nómina y lo importante que es cerciorarse de que el RFC de todos los trabajadores esté correctamente registrado en el SAT.

Microsip recordó que algunos de los cambios a la nómina digital son: el nuevo CFDI de nómina ahora está compuesto por 77 campos, de los cuales 37 son nuevos y entre ellos destacan el tipo de nómina, periodicidad de pago, tipo de contrato y jornada.

Además, se incluye la validación de datos proporcionados como resultado en operaciones realizadas, el detalle de más datos para identificar al patrón o empresa que funge como tal, la validación de información sustancial como RFC y CURP del trabajador y patrones.

De la información de los trabajadores se encuentra la especificación de datos, por ejemplo, si es sindicalizado, dónde trabaja o si es subcontratado, la homologación de conceptos y mayor información de ingresos que no son parte del sueldo, pero que están vinculados con la relación laboral.