Al cierre de abril, fueron 4.7 millones de clientes los que se habían sumado al programa de diferimiento de pagos de créditos bancarios, ello, en apoyo ante los impactos económicos de la pandemia del Covid-19.

Esto lo informó el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera, en una reunión virtual que tuvieron los integrantes de este gremio con legisladores del Partido Acción Nacional (PAN).

Ahí, el banquero detalló que con ello se beneficia a micro, pequeñas y medianas empresas, tarjetahabientes, clientes de créditos empresariales, hipotecarios y a personas físicas con actividad empresarial.

Aunque el grueso de los bancos pusieron como fecha límite para el registro a este beneficio el 30 de abril, otros bancos lo aplazaron hasta el cierre de mayo, por lo que la cifra puede subir.

En días pasados, el cuerpo directivo de la ABM hizo un ejercicio similar con legisladores de Morena y del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a quienes también les explicó las acciones que el gremio ha tomado para ayudar a los clientes de la banca ante la crisis económica derivada de la contingencia sanitaria.

El reto no es la liquidez sino los apoyos a los usuarios

Eduardo Osuna, vicepresidente de la ABM, comentó que la banca, ante la crisis, es parte de la solución y aseguró que el gran reto que enfrentará el gremio no es la falta de liquidez, sino cómo apoyar a los clientes para que puedan seguirse refinanciando.

Lo fundamental, afirmó, es que la cultura de pago prevalezca en el país. 

Enrique Zorrilla, también vicepresidente, profundizó al afirmar que mantener un buen historial de pago debe considerarse como parte del patrimonio personal y que la buena reputación crediticia es fundamental para que las personas puedan seguir accediendo a créditos.

Fortalecer cultura del ahorro

En tanto, el presidente ejecutivo de la ABM, Carlos Rojo, recalcó la importancia de fortalecer la cultura del ahorro, especialmente en un momento en que la crisis ha provocado que se incrementen los retiros parciales de las Afores como ayuda para desempleo, de modo que, al momento de retirarse, los ciudadanos cuenten con una pensión adecuada.

El también vicepresidente Julio Carranza reiteró que la banca se encuentra bien capitalizada y en condiciones adecuadas para hacer frente a la crisis, pues se ha invertido tanto en programas de apoyo y financiamiento como en infraestructura para mejorar y diversificar los canales de atención a clientes y usuarios.

No se puede actuar de manera individual

Luis Niño de Rivera, recordó que la banca siempre está dispuesta a colaborar y dialogar y afirmó que el que crea que puede solo, no entiende bien lo que está pasando, “pues para salir de esta crisis hay que hacerle frente con todos los recursos, ideas y capacidades de las que se dispone en el país.”

Los legisladores panistas ofrecieron trabajar en conjunto y compartir propuestas para fortalecer la economía nacional, no a través de un gremio en específico, sino de la suma de compromisos y esfuerzos.