A escasos días de una importante decisión del Fed, los mercados financieros han mostrado una mayor volatilidad, analizando un escenario de mayor crecimiento económico –especialmente en EU–, pero con posibles presiones inflacionarias, lo cual podría complicar el margen de maniobra de la política monetaria. Por ello, los inversionistas han optado por las siguientes estrategias: posicionamiento en activos cíclicos; recomposición de portafolios en los mercados accionarios dando preferencia a empresas de valor vs. aquellas de crecimiento; incremento en la demanda por materias primas; reducción de posiciones cortas contra el dólar americano; y apuestas por un empinamiento de las curvas de rendimientos. Esto ha sido consistente con lo analizado en el artículo “El mercado apuesta por el reflation trade” [publicado en el número 14 del Newsletter del IMEF del 15 de febrero de 2021]. Hacia delante, los mercados continuarán atentos a los siguientes temas para ajustar sus planes de inversión:

Expectativa de mayor crecimiento sustentada por estímulo fiscal, programas de vacunación y mejora en situación financiera de familias. La OCDE se ha unido al optimismo sobre la recuperación de la economía global. Además del aumento en el pronóstico del PIB global a 5.6% de 4.2%, realizó un fuerte ajuste al alza en las estimaciones de crecimiento para 2021 para EU (6.5% de 3.2%), India (12.6% de 7.9%) y Turquía (5.9% de 2.9%), entre otros. Esto se basa en: planes de vacunación que permitan una transición más rápida hacia una nueva normalidad; programas de estímulo fiscal como el recientemente aprobado en EU por 1.9 billones de dólares equivalente a 8.4% del PIB que se une a los cinco paquetes previos de 2020 que oscilaron 18.1% del PIB; y una posición financiera más sólida de las familias, con un exceso de ahorros en países como Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y Alemania que podría impulsar el consumo cuando se alcancen niveles de vacunación más elevados.

Recientes cifras de inflación que no han validado las preocupaciones sobre presiones adicionales. A pesar de los temores sobre presiones inflacionarias derivadas de la recuperación, la respuesta de política económica sin precedentes y el incremento en los precios de las materias primas, los más recientes reportes de inflación en varios países no han reflejado señales de aumentos relevantes. En específico, la inflación anual que se ha publicado últimamente en EU (1.7%), la Eurozona (0.9%) y China (-0.2%) continúa todavía dentro de los niveles aceptables para sus respectivos bancos centrales, con métricas subyacentes bien ancladas, aunque en algunos casos saliendo por arriba de lo previsto.

Bancos centrales convencidos de mantener condiciones monetarias laxas por más tiempo. La reciente volatilidad en los mercados financieros se ha explicado principalmente por las dudas sobre la postura de los bancos centrales ante el escenario previamente descrito. Últimamente, tanto Powell del Fed, como Lagarde del ECB y Kuroda del BoJ han advertido sobre la necesidad de mantener condiciones laxas por más tiempo con el fin de asegurar una recuperación sostenida e incluyente. A pesar de ello, los inversionistas se mantienen ansiosos de la influencia que pueda tener el panorama actual sobre el actuar de los bancos centrales, por lo que esperan mayores acciones hacia delante (e.g. Operación Twist). De tal forma, será muy importante el mensaje del Fed en los próximos días.

Alejandro Padilla es Director Ejecutivo de Análisis Económico y Estrategia Financiera de Mercados de Grupo Financiero Banorte.