El gobierno federal alista la implementación del nuevo Sistema Multi-Fuente que busca terminar con la cifra negra de delitos que ocurren en el país. Estará basado no sólo en las carpetas de investigación, sino en otras 10 fuentes como llamadas al 911 y 089; llamadas anónimas; patrones delictivos geoespaciales; informes policiales e, incluso, grupos de WhatsApp creados entre vecinos y policías.

Dicho sistema implicará un aumento de entre 50 y 70 veces las cifras de algunos delitos que se reportan actualmente de manera mensual en el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En el 2018 ocurrieron en todo el país 33 millones de delitos, según la última Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Sin embargo, el Secretariado Ejecutivo sólo reportó ese año 3.5 millones de delitos denunciados ante el Ministerio Público, de los cuales en sólo 2.2 millones se inició una carpeta de investigación, es decir, 6.6% del total de delitos ocurridos según el Inegi.

Entrevistado por El Economista, el titular del Centro Nacional de Información del SESNSP, David Pérez Esparza, afirmó que el gobierno federal no teme que el nuevo Sistema Multi-Fuente maximice tanto el número de delitos como de las víctimas, ya que eso evidenciará la situación real de delitos que a diario ocurren en el país, y cuya información ayudará a la Guardia Nacional, Ejército, Marina y policías locales para diseñar planes estratégicos de combate a los delitos.

“Claramente el modelo (actual) no funciona; está basado en carpetas de investigación. Las fiscalías se niegan a veces a abrir las carpetas de investigación, la gente no denuncia, entonces es un modelo basado en la simulación, y yo creo que la reforma policial que queremos implementar y estamos implementando pasa por la necesidad de tener policías realmente buenas que hagan la tarea como se necesita.

“Es una gran reforma. Quizá la reforma más importante del sexenio en materia de información (sobre seguridad), porque ahorita sólo se habla de carpetas de investigación. Vamos a romper el paradigma medieval que no tiene sentido. No podemos seguir tomando decisiones diarias, operativas, tácticas, estratégicas cuando sólo conocemos el 6% de la realidad delincuencial de lo que está en las calles”, subrayó.

“Sería una diferencia sustancial. El modelo (estadístico) que tenemos ahora es que toda la inteligencia que se hace en el país se hace con las encuestas del Inegi y las carpetas de investigación, y los dos son pésimos instrumentos. Las encuestas son carísimas y tardan dos años en elaborarse. Y de las carpetas, sólo el 6% de los delitos se apertura.

“Estamos considerando sólo la punta del iceberg. Se van a incrementar por 50-70 veces la incidencia delictiva, pero eso no nos da miedo porque de todas formas la incidencia delictiva es altísima y nosotros tenemos capturados algunos miles de delitos”, reconoció.

David Pérez Esparza estimó que no todos los delitos sufrirán una elevación drástica en su estadística, sino únicamente aquellos como robo a transeúnte, a negocio o en transporte público.

“No todos (los delitos se van a incrementar); como homicidio doloso, robo de vehículos que sí son muy buenos (en su medición)”.

Explicó que el Sistema Multi-Fuente implica recabar información sobre la ocurrencia de 50 delitos, incluido el homicidio y feminicidio.

“Hay casos como homicidios y robo de vehículos que no es falacia, pero hay otros donde sí, ahí tenemos que ser muy coherentes y decir: hay casos en los que la estadística no nos está sirviendo.

“Imagínate que tienes un problema de cáncer y vas con el oncólogo y sólo se analiza el 6% de la muestra, y con eso toma decisiones. Así de grave es esto, se hacen políticas públicas con el 6% de los delitos”.

David Pérez Esparza explicó que el nuevo Sistema Multi-Fuente fue pensado por el secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, el subsecretario Ricardo Mejía, y él como titular del Centro Nacional de Información (CNI).

Indicó que por ahora es un programa piloto que se aplicará inicialmente con apoyo de los gobiernos de Quintana Roo, Colima, Chiapas, Estado de México y Coahuila, y de los municipios de Puebla, Escobedo, Guadalupe e Irapuato.

El funcionario federal refirió que luego de concluir la primera fase de implementación en los estados y municipios mencionados, vendrá la implementación en todas las entidades del país lo cual, estimó, ocurrirá en el mes de diciembre próximo.

Monitorean frontera sur por llegada de migrantes

Autoridades en la frontera sur del país se alistaron ante la posible llegada de migrantes provenientes de una caravana conformada inicialmente por unas 3,000 personas, de las cuales al menos 2,000 fueron detenidas en Guatemala y enviadas a Honduras en las últimas horas.

El Instituto Nacional de Migración informó que se vigila las 24 horas del día las orillas del Río Suchiate, en Chiapas, y otros puntos como el Ceibo, en Tabasco,  en coordinación con el Ejército y la Guardia Nacional para ordenar el paso de migrantes.En nueve meses del 2020, unos 27,666 migrantes solicitaron refugio en México, según la Comar. (Maritza Pérez)

politica@eleconomista.mx