Tras urgir que en Michoacán sea restablecido el orden, el gobernador Fausto Vallejo Figueroa dio a conocer que las empresas afectadas por el secuestro de unidades ya interpusieron denuncias penales.

Refirió que las acciones de los normalistas, que mantienen en su poder 27 autobuses, suman por lo menos ocho delitos federales y estatales.

De acuerdo con autoridades, los jóvenes han incurrido delitos como robo y despojo; ataques y obstrucción a las vías generales de comunicación y privación ilegal de la libertad.

Además, también se les podría fincar responsabilidades por vandalismo, amenazas y daño en las cosas, entre otros.

Este jueves, en entrevista, afirmó que por tratarse de una vía federal, en donde fueron secuestrados los autobuses, el caso también podría ser tomado por las autoridades federales.

Sin embargo, advirtió que su administración no le saca al asunto , y señaló que hará lo que tengan que hacer, siempre en el marco de la ley.

klm