Tras afirmar que no es machista, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que la colocación de vallas afuera de Palacio Nacional no es por miedo a las mujeres sino por precaución para evitar daños al inmueble histórico, y advirtió que el gobierno no caerá en la trampa de la violencia.

López Obrador acusó a las fuerzas conservadoras de ser retrógradas, autoritarias y de infiltrar gente para generar violencia y dañar el patrimonio cultural de los mexicanos, con el propósito de "dar nota" a nivel nacional e internacional diciendo que se reprimió a las mujeres.

“La derecha está muy ofuscada, molesta, irritada y se vuelven ambientalistas o feministas, el propósito es atajar al gobierno. Les molestó mucho porque pusimos una valla para proteger Palacio Nacional", dijo.

“No es por miedo a las mujeres, es por precaución porque las fuerzas conservadoras son muy retrógradas, muy autoritarias, infiltran gente para generar violencia, para dañar”, sostuvo el mandatario en un videomensaje antes de inaugurar el Museo de la Reina Roja en Palenque, Chiapas.

El Presidente remarcó que nunca se va a reprimir al pueblo, por ello, agregó, es mejor poner una valla que colocar frente a las mujeres que van a protestar a un grupo de granaderos como era antes. 

Durante la noche del sàbado 6 de marzo, colectivos feministas escribieron en las vallas colocadas afuera de Palacio Nacional los nombres de víctimas de violencia de género en México, eso de cara a la manifestación que se realizará este 8 de marzo en conmemoración del Día de la Mujer.