El Partido Revolucionario Institucional (PRI) llega, este 4 de marzo, a su 83 aniversario con buenos aires y se ve con posibilidad de recuperar la Presidencia, pero la ciudadanía desconfía de ese discurso de renovación, de ese nuevo PRI.

NACE SIN PLANEARLO

El historiador Lorenzo Meyer detalla que el PRI nació en 1929, pero su conformación no fue planeada. Se origina tras el asesinato de Álvaro Obregón, quien evitaba depender de partido político alguno. Si no han asesinado al gran caudillo, el PRI no nace .

En segundo término, indica Meyer, el Revolucionario Institucional no surgió para ser democrático, sino para ayudar a la élite revolucionaria a administrar el poder.

Opina que, como indica el especialista francés en institutos políticos, Maurice Duverger, cada partido al nacer tiene un sello y el sello del PRI no se le ha quitado, no nació para la competencia democrática y el retorno, el posible retorno del PRI (…) nos debe preparar para eso, para un partido que no tiene un origen democrático y no se ve que haya cambiado .

Meyer considera que una prueba de ello está en observar cómo se ha gobernado en los estados donde el PRI mantiene el poder y lleva más de 80 años, como es el Estado de México.

En ello coincide Ivonne Acuña, del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Iberoamericana, en realidad sigue siendo el PRI que conocemos, el PRI tradicional. Peña Nieto representa al PRI duro (...) al represor, incluso nos dio una muestra en San Salvador Atenco, cuando fue Gobernador del Estado de México .

NADA HAY NUEVO

Para Fernando Ayala Blanco, académico de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, el abanderado del PRI apela al discurso de que su partido cambió, de que vienen nuevas generaciones y tratan de adecuarse a los tiempos, cuando el fenómeno de participación ciudadana se posiciona cada día. Pero siento (...) que gran parte de la ciudadanía desconfía de este discurso, sobre las clases medias, medias altas .

Desde que inició su gobierno en el Estado de México, Peña se ha ido posicionando como una figura arrolladora para el 2012, con todo y los reveses, como el de la Feria Internacional de Libro.

Meyer expuso: Es a lo que está apelando Peña Nieto a través de los jóvenes, decir que hay un nuevo PRI, que de alguna manera no va a resucitar viejas formas de hacer política, que de alguna manera, según esto, ya habían quedado sepultadas.

En mi opinión (...) si vemos que hay por ejemplo (...) esta recomposición al interior del PRI, en donde vemos a un Manlio Fabio Beltrones que sí representa a la vieja guardia; a Pedro Joaquín Coldwell como Presidente del PRI; a Beatriz Paredes (aspirante a la Jefatura de Gobierno del DF), y a toda esta serie (de) personajes que se han ido perfilando a la figura de Peña Nieto, yo creo que no vaya a haber un gran cambio en ese sentido .

Del discurso de Peña sobre el nuevo PRI, dice no ver nada nuevo.

Después de todo –argumenta- viene del Grupo Atlacomulco, uno de los que responde a la idea inicial de ser el partido que administre el poder, pero no el que tenga un proyecto democrático ni mucho menos , agregó.

Peña es realmente joven, advirtió Meyer, pero en el escenario están políticos como Manlio Fabio Beltrones y Beatriz Paredes, e incluso destaca la presencia de Carlos Romero Deschamps, líder petrolero, en la lista de candidatos prlurinominales del tricolor. No hay ni siquiera caras nuevas.. .

APRENDIENDO

Pero los años no pasan en balde y, desde la perspectiva de Ivonne Acuña, el PRI aprendió la lección que le dejaron las divisiones en procesos pasados (2000 y 2006).

Reconoció que el partido –fundado por Plutarco Elías Calles– ha tenido altibajos, sobre desde que perdió la Presidencia en el 2000, cuando también perdió la figura central, que era el Jefe del Ejecutivo, el eje del poder que utilizaba al partido para decidir quién se movía y quién no.

De hecho (...) esos autodestapes que comenzaron a darse después del 2000 no eran algo (...) común en el PRI , añadió.

El especialista consideró que los priístas son disciplinados y cuando tienen que unirse por el interés general del partido, lo hacen, ya sea para bien o para mal.

Ayala indicó que el PRI se presenta como la opción más viable para ganar las elecciones, pero ello genera mucho resquemor .

Es un partido de gran abolengo (...) y con lo que sucedió en el 2000 y lo que sucedió en el 2006 y ahorita en el 2012, donde se perfila Peña Nieto como probable triunfador, va a generar rispidez y una gran disputa entre los partidos políticos y la opinión pública , puntualizó.

Prevé que desde la izquierda, encabezada por el PRD, se estará sacando esta larga historia dinosáurica del tricolor. En tanto, prosiguió, el PAN buscará minimizar la bola de nieve que ha suscitado el fenómeno Peña Nieto.

COGOBIERNO

EL PRI QUE NUNCA SE FUE

Tras la derrota electoral del 2000, se decía que el PRI desaparecería. A 12 años, este partido, por ejemplo, tiene la mayoría de las gubernaturas y una mayoría en la Cámara de Diputados, y es segunda fuerza en el Senado.

Ivonne Acuña, de la Universidad Iberoamericana, detalló que el panista Vicente Fox sacó al PRI de Los Pinos en un primer momento cuando gana la Presidencia, pero posteriormente lo invitó a co-gobernar .

Fox desperdició la oportunidad de completar la transición a la democracia y en ese sentido no se atrevió a romper con las viejas estructuras, y una de ésas es el PRI .

Desde su perspectiva, el PAN y su gobierno no tienen la experiencia ni los años de gobierno del PRI, lo cual ha sabido capitalizar el tricolor, y el punto es que realmente no se fueron, no acabaron de irse, y entonces eso le dio la oportunidad (al PRI) de reposicionarse y de recuperarse .

Así, la académica prevé un futuro halagador para el tricolor, lo que habría que preguntarnos es si en función de esta recuperación del PRI ¿cómo pinta el futuro para el país? Porque ¿vamos a volver a las viejas prácticas? .

Asimismo, advirtió que quien gane encontrará al país en una situación más difícil que aquella que prevalecía hace 12 años, cuando dejó de hacerlo el Revolucionario Institucional.

Pero hoy no tenemos esos enormes crecimientos económicos como para que el PRI pudiera emular al PRI de los años del Estado benefactor , agregó Acuña.

Asimismo, destacó la situación de inseguridad en el país, así como la transformación que ha tenido la sociedad, que ya no se mantiene en pasividad electoral, ya que la ciudadanía ahora utiliza su voto.

[email protected]