Tras el accidente ocurrido el pasado martes, los vendedores de Tultepec buscan continuar con tradición de la pirotecnia de más de 200 años, a fin de recuperar los empleos de los que dependen las familias de la zona.

Habitantes y trabajadores del mercado de San Pablito en Tultepec, Estado de México, aseguran que buscarán continuar vender pirotecnia y levantar el mercado del que dependen miles de empleados. Esta actividad es fuente de empleo de cerca de 600 trabajadores y de ella dependen más de 200 familias.

Desde 2001, fecha en que se inauguró el mercado de San Pablito, familias enteras se han dedicado de lleno a la pirotecnia al grado de poner al mercado como un referente internacional.

El mercado de San Pablito abrió hace 16 años, pero Tultepec se dedica a la fabricación y comercialización de pirotecnia desde hace dos siglos, una industria a la que se dedica el 65% de su población de forma directa o indirecta.

Las previsiones de este año apuntaban a vender 100 toneladas de productos a todo el país.

Los comerciantes del extinto mercado afirman que han tomado las medidas para manejar explosivos de forma adecuada, además de regirse bajo la Ley General de Armas de Fuego y Explosivos, por lo que califican como accidente lo ocurrido el martes pasado.

Cabe destacar que esta labor artesanal tomó auge a partir de la Feria Nacional e Internacional de Pirotécnica hace 120 años, donde destacaron habitantes de Tultepec quienes ya llevaban varias generaciones realizando juegos pirotécnicos.