La Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa (PGJES) y la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) revelaron ayer un vínculo con el secuestro-desaparición en marzo de José Ramón Amarillas Silva, jefe del Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas de esa entidad, hecho que obligó al gobierno de Sinaloa a solicitar el traslado de 22 reos de mediana peligrosidad al penal federal de las Islas Marías, el cual ejecutó la Policía Federal entre la noche del lunes y las primeras horas de ayer bajo un fuerte dispositivo de seguridad con vehículos Rinoceronte y protegido por grupos de élite.

La Procuraduría General de Justicia de Sinaloa integró la averiguación previa de la desaparición de Amarillas Silva, quien -según las primeras investigaciones- fue levantado por un grupo armado cuando se dirigía rumbo a su domicilio ubicado en el fraccionamiento Finisterra a bordo de su vehículo.

A partir de entonces, tanto la PGJES como la SSP se encuentran en la búsqueda del jefe de seguridad del penal, quien frenó un intento de fuga masiva de 38 reos ocurrido la semana pasada, frustrado por custodios al mando de José Ramón Amarillas en el interior del Centro de Ejecución de las Consecuencias Jurídicas.

[email protected]