Transparencia Mexicana, la oficina en México de Transparencia Internacional, informó que ante la decisión del gobierno federal de autorizar la gestión y compra directa de vacunas por parte de entidades federativas y municipios, activó un mecanismo de seguimiento para contrastar los niveles de acceso a la información en la contratación de las vacunas contra el Covid-19 por parte de estos.

“El mecanismo incluirá las adquisiciones que se realicen con recursos fiscales mexicanos a través de UNOPS, el Fondo Rotatorio de la OPS y Covax. En coordinación con la Iniciativa Global para las Contrataciones Abiertas (Open Contracting Partnership, OCP), Transparencia Mexicana analizará qué tan abiertas son las contrataciones del gobierno federal y las 32 entidades federativas del país para la adquisición de vacunas y tratamientos para enfrentar la emergencia sanitaria por Covid-19”, mencionó.

Transparencia Mexicana indicó que establecerá comunicación con autoridades federales, estatales y municipales, así como con órganos autónomos, para asegurarse que se cumpla cabalmente lo dispuesto en los artículos 6, 28 y 134 constitucionales, que norman la transparencia, las adquisiciones gubernamentales y la competencia económica en territorio nacional.

Mediante un comunicado, Transparencia Mexicana consideró que sin perjuicio de los derechos de las empresas para proteger patentes y otras estrategias comerciales, se puede ampliar significativamente el nivel de transparencia y apertura gubernamental sobre el uso de recursos públicos invertidos en la adquisición de las vacunas y tratamientos.

“Las decisiones que tomen la federación, los estados de la república y algunos municipios con capacidad financiera para adquirirlas, excederán el periodo de emergencia sanitaria. Lo decidido por autoridades federales y estatales afectará no sólo la compra de la aplicación inicial y refuerzos. Muy probablemente se convertirá en una compra sistemática y recurrente del Estado mexicano para la próxima década”, destacó.

jorge.monroy@eleconomista.mx