Tomás Zerón de Lucio, ex director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) y quien estuvo encargado de la indagatoria sobre la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, aseguró estar 100% tranquilo sobre su actuación en la misma.

En entrevista posterior a su participación en el foro México ante los Riesgos del Bioterrorismo dijo que las pruebas encontradas en el basurero de Cocula y en el Río San Juan, fueron la columna vertebral de la investigación.

Tanto el basurero como el río, han sido la columna vertebral de esta investigación, en ese lugar es donde nosotros a través de pruebas científicas, determinamos que fue el lugar donde llevaron a los estudiantes , aseguró.

Sin embargo familiares de los 43 estudiante de la Normal Rural Isidro Burgos desaparecidos el 26 de septiembre de 2014, presentaron un Amparo en contra de la Procuraduría General de la República (PGR) y del ahora secretario Técnico del Consejo de Seguridad Nacional, por las actuaciones desarrolladas durante la indagatoria.

Al respecto el funcionario federal reconoció que los padres de los estudiantes están en su derecho para la interposición de recursos legales y le corresponderá a los órganos internos de control determinar si existe algún tipo de responsabilidad.

Así mismo Zerón de Lucio urgió al Congreso de la Unión aprobar la Ley de Seguridad Interior a fin de brindar certeza jurídica a las Fuerzas Armadas.