Los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump aseguraron que el acuerdo comercial trilateral T-MEC es el mayor acuerdo comercial alcanzado en beneficio de las tres naciones y sus trabajadores.

Desde el Rose Garden donde se llevó a cabo la Firma de la Declaratoria Conjunta y el mensaje a medios de comunicación, el presidente estadounidense reiteró que el renovado acuerdo es “histórico” y de “gran magnitud” que atraerá innumerables empleos desde el extranjero, de regreso a América del Norte.

“Hoy celebramos la victoria histórica que logramos juntos hace solo unos días cuando el TLCAN se terminó oficialmente, uno de los peores acuerdos comerciales de la historia, y se reemplazó por un nuevo y hermoso USMCA (…) Es el acuerdo comercial más grande, más justo y más avanzado jamás alcanzado por cualquier país, y traerá una enorme prosperidad a los trabajadores estadounidenses y mexicanos y a Canadá”, manifestó el mandatario estadounidense.

“Si bien el TLCAN recortó los salarios y eliminó los empleos, el USMCA incluye protecciones laborales innovadoras para los trabajadores de ambas naciones. Este ha sido un gran logro. En realidad, es el mayor acuerdo comercial jamás realizado; tenemos otro con China, pero este es el más significativo.”, agregó.

Ante la ausencia del primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, el mandatario aprovechó para enviarle una felicitación y afirmó que pronto hablaría con él para festejar la entrada en vigor del acuerdo comercial, que según él ya se están viendo los frutos.

Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, enfatizó que el objetivo es fortalecer la economía de América del Norte y destacó la importancia de la entrada en vigor del acuerdo comercial trilateral en tiempos de crisis económica mundial.

“Como es bien sabido, América del Norte es una de las regiones económicas más importantes del planeta. Sin embargo, nuestra región es inexplicablemente una región de déficit comercial. Exportamos al resto del mundo alrededor de 3,579 billones de dólares, pero importamos alrededor de 4,190 billones de dólares, es decir, tenemos un déficit de 611,000 millones de dólares, lo cual se traduce en fuga de capitales, menores oportunidades para empresas y negocios y pérdidas de fuentes de empleo”.

López Obrador afirmó que el nuevo acuerdo es una gran opción para producir, crear empleos y fomentar el comercio sin alejarse de la región y sin cerrarse al mundo. Además, de que permite atraer inversiones de otros lugares del hemisferio.

Y recordó que se busca revertir el desequilibrio a través de una mayor integración de las tres economías y mejoras en el funcionamiento de las cadenas productivas para recuperar la presencia económica que América del Norte ha perdido en las últimas cinco décadas.

“En otras palabras, los volúmenes de importación de las importaciones de nuestro país al resto del mundo pueden producirse en América del Norte a un costo de transporte más bajo con proveedores confiables, confiables frente a las empresas, por supuesto, y la utilización de la fuerza laboral regional (…) Se trata de aprovechar todas las ventajas que tenemos porque somos vecinos, así como la aplicación de una buena política de cooperación para el desarrollo.”, detalló

“También es importante señalar que este acuerdo significa la integración de los tres países, porque todos estamos contribuyendo con capacidad productiva, mercados, tecnología, experiencia, experiencia, mano de obra altamente calificada y terminamos completándonos mutuamente. Por ejemplo, México tiene algo que es extremadamente valioso para hacer efectiva esta integración económica y para impulsar esta integración - integración económica y comercial - en la región. Estoy hablando de esta fuerza laboral muy joven, creativa y responsable”, dijo.

López Obrador puntualizó que el T-MEC incluye dos nuevos elementos para impulsar más la integración de la región y potenciarla.

Enumeró que: “Primero, se establece que las mercancías que se produzcan en nuestra región, en América del Norte, deben de tener un elevado contenido regional; es decir, aunque se trate de autopartes, aunque se trate de cualquier artículo de consumo, tiene que llevar algo que se produzca en Canadá, en México, en Estados Unidos”.

“El otro elemento que considero fundamental y de justicia es el que se garanticen mejores salarios, mejores condiciones laborales para los trabajadores de los tres países. Esto no se contemplaba en el anterior tratado. Por eso nos da mucho gusto estar aquí en la Casa Blanca en este acto, en esta ceremonia”, expresó.

La declaración Conjunta sobre la reunión entre ambos mandatarios, reconoció los avances que los dos países han logrado hacia una relación renovada y fortalecida, preparada para enfrentar los desafíos económicos y de seguridad del siglo XXI en la región de América del Norte.

El documento firmado por los dos líderes mundiales, establecer que la pandemia creada por el virus de la COVID-19 ha afectado profundamente a los mexicanos y a los estadounidenses.

“México y los Estados Unidos mantienen una coordinación estrecha a medida que responden a desafíos económicos, de salud y de seguridad sin precedentes. Nuestros países han limitado a viajes esenciales únicamente, desde marzo de 2020, el movimiento en nuestra frontera terrestre común, al mismo tiempo que han garantizado el tránsito de bienes y servicios esenciales, la continuidad de nuestras cadenas de suministro y el desplazamiento de trabajadores de emergencia y ocupados en actividades críticas para mitigar la propagación del virus en nuestras naciones", señala la declaración.

Asimismo, resalta que México se convirtió en el mayor socio comercial de los Estados Unidos por primera vez en 2019, ya que todos los días, mercancías con valor de 1.6 mil millones de dólares cruzan la frontera, apoyando directamente a empresas, empleos y trabajadores mexicanos y estadounidenses.

“El T-MEC es el instrumento idóneo para proporcionar certeza económica y mayor confianza a nuestros países (...) También es un acuerdo que fortalece nuestra cooperación en la lucha contra la corrupción a través de las más firmes disciplinas contra la corrupción en el comercio internacional de cualquier acuerdo internacional", agrega.

Migración y cena con empresarios

Durante su intervención en la declaratoria conjunto, el mandatario mexicano no dejó pasar la oportunidad para hablar sobre la migración mexicana que se ha establecido en el país del norte, la cual, dijo, está conformada por cerca de 38 millones de personas, además de defender que se “trata de una comunidad de gente buena y trabajadora que vino a ganarse la vida de manera honrada y que mucho ha aportado al desarrollo de esta gran nación”.

Mientras que más tarde, Donald Trump también reconocido las contribuciones extraordinarias de los mexicanos-americanos, que “se sienten en todas las industrias, las comunidades y en todos los lugares de nuestra nación. Del comercio a la ciencia y en todos lados”.

El mandatario de Estados Unidos agregó que el pueblo mexicano es valioso, y ha impulsado empresas e industrias, además de formar parte de los departamentos de policía y militares en aquella nación.

En tanto, López Obrador se dijo gustoso por estar en Estados Unidos e asistir a una cena por invitación de su amigo el presidente Donald Trump.

Sobre el tema, el mandatario mexicano defendió el acompañamiento de un grupo de 11 empresarios, al argumentar que fueron con él no sólo porque invierten, producen y generan empleos.

“Vengo también a esta cena a la que me ha invitado mi amigo, el presidente Donald Trump, acompañado de empresarios mexicanos, de empresarios destacados, no sólo porque invierten, producen, generan empleos, sino también porque tienen una dimensión social. Están pensando no sólo en la acumulación de ingresos, sino también en que nos vaya bien a todos, que le vaya bien a nuestro pueblo”, expresó el mandatario mexicano.

Al concluir este pronunciamiento, ambos mandatarios se dirigieron a la cena organizada por el presidente Donald Trump en honor del presidente de México, a la cual también asistiría su comitiva integrada por Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores; Alfonso Romo; jefe de la Oficina de la Presidencia; la secretaria de Economía, Graciela Márquez, y la embajadora Martha Bárcenas.

Así como once empresarios mexicanos, entre los que están Patricia Armendáriz Guerra de Financiera Sustentable; Carlos Bremer Gutiérrez de Grupo Financiero Value; Daniel Chávez Morán de Grupo Vidanta.

Bernardo Gómez Martínez de Grupo Televisa; Francisco González Sánchez de Grupo Multimedios; Carlos Hank González de Grupo Financiero Banorte.

Además de Miguel Rincón Arredondo de Bio Pappel; Ricardo Salinas Pliego de Grupo Salinas; Marcos Shabot Zonana de Arquitectura y Construcción.

Asimismo, Carlos Slim Helú de Grupo Carso y Olegario Vázquez Aldir de Grupo Empresarial Ángeles.