Si bien existen avances considerables en el cumplimiento de derechos de la infancia en México, la violencia persiste como freno al desarrollo de los niños, exhibe la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres 2015.

De acuerdo con los resultados de la encuesta, presentados en la Ciudad de México por el Fondo de la ONU para la Infancia (Unicef) y el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), 63% de los niños y niñas de 1 a 14 años fue sometido al menos a una forma de castigo psicológico o físico por algún miembro adulto del hogar.

En el documento se indica que 6% de los menores de edad fue sometido a un castigo físico severo. El director del INSP, Mauricio Hernández, puntualizó que 44% de los niños recibió algún castigo físico, como bofetadas, jalones de pelos o cachetadas.

Nos marca una ventana de alerta de trabajar con los papás en el hogar para ir evitando este tipo de disciplina. Llama la atención que los niños que tienen un menor desempeño en su en su índice de desarrollo temprano son también los que están más sujetos a violencia física , advirtió Mauricio Hernández.

La encuesta, realizada entre septiembre y diciembre del 2015 por Unicef y el INSP, arroja, por otro lado, que 18% de los niños de 36 a 59 meses presenta desarrollo no adecuado en al menos un hito de desarrollo alfabetización-conocimientos numéricos, físico, socio-emocional o aprendizaje.

Mauricio Hernández, quien está por dejar el cargo, expuso que entre los resultados de las zonas urbanas y las no urbanas existe una diferencia de 12 puntos.

Por otro lado, alertó que únicamente 40% de los niños mexicanos tiene un esquema completo de vacunación y en paralelo 6% carece de inmunizaciones. Ello, dijo, diluye los esfuerzos de inversión gubernamental en cuanto a vacunas, pues la tecnología se compra.

En cuanto a los resultados positivos, el funcionario público destacó mejoras en los índices de lactancia materna exclusiva, así como una mayor cobertura de atención prenatal y de atención de partos por personal calificado.