Puebla, Pue. De una muestra de 46 ciudades del país, sólo en tres es más económico llevar una dieta saludable que mantener una alimentación alta en calorías.

De acuerdo con el Índice de Paridad Poder de Compra Nutricional de agosto que elaboró la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), en Córdoba, Veracruz, un habitante ahorraría hasta 5.08% si cambia sus alimentos habituales (comida chatarra, por llamarla alguna forma) a unos sanos.

Tepatitlán, Jalisco, es la segunda urbe más barata para llevar a cabo la dieta recomendada por el nutriólogo, ya que cambiar de hábitos generaría un ahorro de 4.44 por ciento. En tanto, en Mexicali, Baja California, una persona puede economizar hasta 0.93 por ciento.

En contraste, el Centro de Investigación e Inteligencia Económica (CIIE) de la casa de estudios poblana determinó que Fresnillo, Zacatecas, es donde sería más caro para una persona ponerse a dieta, ya que tendría que pagar 17.18% más por una alimemención baja en calorías. En ese caso, el precio de la canasta de alimentos sanos tendría que bajar 14.2% para que se igualara al de comida chatarra., según el estudio de la UPAEP.

Le siguieron Colima ciudad, al tener tener un costo más alto la vida saludable de 16.29%; Ciudad Juárez, Chihuahua, con 14.81%; Ciudad Acuña, Coahuila, con 14.24%; Monterrey, Nuevo León, con 12.87%, y Puebla capital (donder se realizó el estudio), con 12.30 por ciento.

Alfonso Mendoza Velázquez, director del CIIE, comentó que el cálculo para cada ciudad se hizo comparando los precios de los alimentos que consumen de forma habitual los mexicanos. Incluye tortilla, refresco y frituras, entre otros, así como los de una dieta sana: frutas, verduras, carne, pollo, huevo y pescado, por mencionar algunos.

En el DF también es más caso alimentarse de forma nutritiva, ya que cuesta hasta 9.17% más que comer cosas chatarras.

En el caso de la ciudad de México, la muestra de alimentos nutritivos tendría que bajar 5.89% para iguar el costo de aquella catalogada como alta en calorías.

LA ANGELÓPOLIS, EJEMPLO ?DE MALA ALIMENTACIÓN

Mendoza Velázquez dijo que la capital poblana es uno de los malos ejemplos en el cuidado de la nutrición, ya que es más barato ser obeso, lo cual está influenciado por el precio de los alimentos.

En Puebla, el crecimiento acumulado de los precios de productos sanos a agosto del 2012 fue de 9.83%, mientras que el incremento del costo de la dieta habitual en el mismo periodo fue de 4.16 por ciento.

De las 46 ciudades estudiadas, Puebla ocupó el lugar 41, mostrando un progreso marginal respecto al reporte de mayo, cuando se ubicó en la posición 43.

Por su parte, la catedrática de la UPAEP, Lourdes Silva Fernández, que imparte la licenciatura en Nutrición, dijo que la decisión de cambiar de hábitos alimenticios no sólo está en el precio, sino el entorno cultural.

Mencionó que en las zonas pobres del estado es donde se tienen más problemas de sobrepreso, ya que para la población de ese sector es más barato comer alimentos chatarra que de tipo saludable.

miguel.hernandez@eleconomista.mx