El desarrollo de los 22 países que integran a Iberoamérica depende de la educación, pues tiene un impacto decisivo en el progreso económico al tiempo que suma como papel crucial en el combate a la pobreza, desigualdad social y a la promoción de la cohesión social, coincidieron mandatarios presentes en la primer sesión plenaria de la XXIV Cumbre Iberoamericana que se celebra en Veracruz.

En su intervención, el presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva expuso que se viven tiempos de gran incertidumbre e inseguridad que obligan a implementar políticas de desarrollo con vista a la promoción de la creación de empleos.

En las próximas décadas la llamada economía del conocimiento caracterizada por el papel central innovación en la oferta de bienes y servicios y los modelos de gestión y los proceso de organización de trabajo , dijo.

En tanto, el presidente de Ecuador, Rafael Correa argumentó que el desarrollo es un problema político en el que la pregunta clave es ¿quién manda en una sociedad? Si las élites o las mayorías. Las instituciones, programas y políticas de un país, dependen de quién maneja a la nación. Para el mandatario América Latina históricamente dominada por las cúpulas, las cuales han excluido el progreso de las grandes mayorías.

Para el mandatario de ecuador la pobreza es fruto de la inequidad, pues pocos dominan todo. El problema del desarrollo es que exige condiciones necesarias pero ninguna suficiente. Puede ser que el poder este en las manos de las mayorías, que se logre obtener una distribución más equitativa de recursos sociales, pero que sólo habrá miseria para distribuir .

En consecuencia, la educación, la ciencia, tecnología e innovación, como generadores de capacidades y riqueza son fundamentales para el desarrollo. Creemos en la transformación de la ciencia y la tecnología, y ahí depositamos gran parte en la esperanza del futuro del planeta .

Los países que no generen conocimientos serán cada día más ignorantes en términos relativos y más dependientes de lo que producen otros. Por estos motivos es para el mandatario Rafael Correa la educación es un desafío para América Latina y con ello es necesario mejorar la calidad universitaria.

Mientras América Latina tiene al 12% de la población mundial no existe universidad alguna que se aunque dentro de las 100 mejores instituciones en el planeta. Latinoamérica es tan sólo un generador marginal de conocimiento a nivel mundial, solo invierte el 0.78% del PIB en investigación y desarrollo, cuando el promedio de los países desarrollados es el triple o incluso mucho más alto , criticó el presidente de Ecuador

mfh