La transparencia con la que se ejerce el gasto público y el financiamiento privado a candidatos en un proceso político en México se ha puesto por primera vez a prueba en tiempo real; no obstante, los aspirantes y candidatos a un puesto en la administración federal no han respondido con la misma velocidad, coincidieron funcionarios del Instituto Nacional Electoral y organizaciones civiles.

De acuerdo con el artículo 38 del Reglamento de Fiscalización, los partidos políticos, así como los candidatos independientes “deberán realizar sus registros contables en tiempo real, entendiéndose por tiempo real, el registro contable de las operaciones de ingresos y egresos desde el momento en que ocurren y hasta tres días posteriores a su realización”, tanto en las precampañas como en el periodo de campañas.

Desde el 14 de diciembre pasado, el INE ha monitoreado a 1,182 precandidatos y aspirantes, de donde saldrá, entre otras posiciones, el próximo presidente mexicano.

Hasta este domingo, 28 de enero, los precandidatos y aspirantes generaron, en su conjunto, gastos por 51 millones 901,879 pesos e ingresos por 42 millones 348,156 pesos, es decir, hay una diferencia de casi 10 millones de pesos entre los gastos ejercidos y los ingresos reportados.

Esta situación de atraso en el reporte de los gastos e ingresos fue expuesto hace algunas semanas por el INE en su informe de precampañas con corte al 7 de enero, en donde se expone que hasta entonces y desde el 14 de diciembre —inicio de las precampañas—, menos de 3% del total de los precandidatos y aspirantes habían reportado gastos.

“En el informe que presentamos al Consejo General (del INE) yo decía que hay precandidatos que no han reportado gastos en propaganda utilitaria (gorras, camisetas, etcétera), los tres principales durante casi un mes no reportaron nada de eso, aunque uno ve sus actos de precampaña y hay gasto en ello; dos de ellos no habían informado gastos en spots y hay spots de las coaliciones que estamos viendo y oyendo (...) hay desplazamientos por todo el país, pasajes aéreos, en fin, que no necesariamente se están reportando”, expuso en entrevista el consejero del INE y presidente de la Comisión de Fiscalización, Ciro Murayama.

A su vez, el director ejecutivo de Prerrogativas y Partidos Políticos del INE, Patricio Ballados Villagómez, detalló:

“Las precampañas se financian con el gasto ordinario de los partidos, no hay un financiamiento específico para ellos, entonces parte del financiamiento ordinario que tenían los partidos en diciembre, que empezaron a partir del 14 y hasta el 11 de febrero que concluye, tendrán que ser financiadas con el gasto ordinario y con financiamiento privado, digamos, pero no existe un rubro”.

En contraparte, los candidatos independientes, es decir, aquellos que carecen del apoyo de partidos políticos, pueden sólo acudir al apoyo ciudadano para poder financiar los actos de precampaña.

Ballados Villagómez precisó desde su oficina en Tlalpan, que a pesar de que las precampañas son pagadas por los partidos vía el financiamiento ordinario, tendrán que presentar ante el Instituto Nacional Electoral un reporte en donde especifiquen, una vez que termine el periodo, todos los gastos ejercidos bajo ese rubro.

Por su parte, el director ejecutivo de la organización civil Nosotrxs, Luis Fernando Fernández, lamentó que los partidos, e incluso algunos aspirantes independientes, tarde o temprano terminarán cumpliendo con los requisitos de ley; sin embargo, no así los estándares de transparencia que desearían los ciudadanos.

los topes fijados

De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral, el tope de gastos de precampañas para la Presidencia de la República es de 67 millones 222,417 pesos, por candidato.

En tanto, para diputados federales es de 252,008 pesos, y para senadores el tope varía dependiendo la entidad y va desde los 448,149 pesos aprobados en los estados de Baja California y Campeche, hasta los 4 millones 481,494 pesos autorizados para la Ciudad de México o el Estado de México.

[email protected]