Un ser humano que ha pensado en rendirse, un poeta que se cansa y se decepciona ante la barbarie que se vive en el país y la falta de respuestas, soy un ser humano y me canso , dijo con la mirada perdida en el suelo, pero el amor, la esperanza y la dignidad me mantienen en esto .

Javier Sicilia, vocero del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, ondea como bandera de su movilización que la sangre de víctimas inocentes deje de derramarse y que el sufrimiento que genera la pérdida de ser querido sea escuchada en las más altas esferas, pero para el activista los pasos han sido muy cansados y las respuestas muy cortas.

Entonces, la calma debe llegar, indicó, me sumerjo en el silencio y espero la voz que apacigua y me vuelve a llenar de fuerza. Esa voz interior que tiene que ver con lo trascendente . Afirmó saber que la ciudadanía permanece ciega, pero reconoció que la fe no se construye en un día.

La fe, dijo, se conserva en el amor de la gente digna, en los sentimientos de la gente que todavía son personas y en el amor de Dios que aparece siempre y pasa a través de las personas . Lo demás, opinó, es el lado obscuro.

El poeta manifestó en que tiene fe. El amor de mis hijos, el amor de la gente y la dignidad es lo que llevan a mantener la fe y la esperanza de que el país no se pierda en una espiral de muerte .

[email protected]