El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo respetar la critica que le lanzó el poeta Javier Sicilia por su política de combatir la inseguridad mediante “abrazos, no balazos”. Indicó que no lo recibirá, porque eso significaría que Sicilia lo exhiba en el banquillo de los acusados.

“Para que me sienta en el banquillo de los acusados y todo México se dé cuenta: ¡Qué barbaridad, vilipendiado, ninguneado el presidente. Hasta que hubo alguien que le dijo sus verdades! Da flojera eso”, refirió.

López Obrador afirmó que Sicilia es libre de realizar una caminata al zócalo, como lo expresó en su carta, para demandar al gobierno federal cambiar su estrategia contra la inseguridad. Destacó que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, o el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, serán los encargados de atender al líder del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

“Los opositores, o los que demandan al gobierno, tienen derecho de manifestarse, de modo que si hay ejercicio de ese derecho nosotros tenemos que respetar a quienes se oponen al gobierno, sea quien sea; yo vengo de la oposición, nosotros hacíamos marchas, éxodos, manifestaciones, cuántas veces estuvimos en el zócalo. Entonces, adelante la protesta, no podemos impedirla”, comentó.

“Desde luego no compartimos puntos de vista, pero eso es también normal en un sistema democrático, siempre lo hemos dicho. Hay una oposición, se quiere que se cambie la estrategia en materia de seguridad. Nosotros decimos: ‘no vamos a regresar a lo mismo’. No es el uso de la fuerza, no es con la violencia, no se puede enfrentar el mal con el mal”, insistió.

El poeta Javier Sicilia dio a conocer una carta dirigida al presidente López Obrador en la que afirmó que desde su campaña prometió hacer de la verdad, la justicia y la paz la agenda de la nación, pero por desgracia la dejó de lado para privilegiar otras que carecen de sentido cuando el país está en llamas.

Quiere disculpa de críticos a liberación de Ovidio Guzmán

López Obrador dijo esperar una disculpa pública por parte de quienes en su momento lo criticaron a él y a su gabinete debido al operativo del 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa, que concluyó con la liberación de Ovidio Guzmán López, requerido en extradición por Estados Unidos.

“A mí me gustaría que nuestros adversarios, que hablaban de que a sangre y fuego se mantuviera el operativo, ya ha pasado el tiempo, ya más tranquilos, más serenos, ofrecieran una disculpa; o si no es eso, rectificaran, que no sigan en la autocomplacencia. Porque vaya que se lanzaron fuerte, fue como un linchamiento mediático a los miembros del gabinete de seguridad”.

[email protected]