La Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas suspendió temporalmente a los elementos que participaron en el suceso del 5 de septiembre en la colonia Valles de Anáhuac, en Nuevo Laredo, donde presuntamente fueron ejecutadas extrajudicialmente ocho personas, a quienes las autoridades relacionaron con la Tropa del Infierno, brazo del Cártel del Noreste.

La dependencia argumentó que la separación de sus elementos es para facilitar las “investigaciones que determinen las circunstancias en que ocurrió dicho evento”, luego de que el Comité de Derechos Humanos de Nuevo Laredo informó que no se trató de un enfrentamiento entre policías estatales y supuestos miembros del crimen organizado, como reportó la Secretaría de Seguridad estatal, sino de una ejecución extrajudicial.

El Comité indicó contar con el testimonio de una persona de 18 años, quien narró que aquel 5 de septiembre, ella y su padre, así como una niña de dos años, dormían, cuando un grupo de policías allanó su domicilio y ordenó a su padre colocarse una vestimenta tipo militar, y lo asesinaron. Según el comité, la mujer dijo que su padre era empleado de una empresa de refrescos.

La Secretaría de Seguridad de Tamaulipas expresó su plena disposición a colaborar “en el proceso de las investigaciones y ratifica su compromiso de que, en el cumplimiento de su deber, los servidores públicos deberán apegarse a la legalidad y el respeto de los derechos humanos”.

A su vez, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que no se debe permitir que nuevamente las corporaciones de seguridad cometan ejecuciones extrajudiciales.

“No queremos violación de derechos humanos, no se permite. No se permiten ejecuciones, no se permiten tiros de gracia, rematar heridos, ya lo dije, masacres, a nadie, a ningún ser humano. Entonces, eso no se va a tolerar”, expresó el Ejecutivo.

El gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, expresó que su gobierno aceptará la coadyuvancia de la CNDH en este caso, y “se actuará con toda la fuerza de la ley”.

Incluso reveló que sugirió al fiscal estatal que solicite asistencia técnica del FBI de Estados Unidos y de otras agencias internacionales.

EL DATO

Fue asesinado el director de fotografía de Discovery Latinoamérica, Erick Castillo Sánchez, afuera de una tienda de conveniencia localizada sobre la carretera Acapulco-Barra Vieja, cerca del poblado de Alfredo V. Bonfil.

Versiones de medios de comunicación locales indican que el homicidio ocurrió aproximadamente a las 8:30 de la noche del miércoles. Versiones indican que sujetos intentaron despojar de su camioneta al fotógrafo durante un robo. La Asociación de Periodistas Desplazados y Agredidos rechazó esa versión.

Castillo Sánchez pasaba unos días de vacaciones en el puerto. (Con información de Notimex)

[email protected]