URBANIZACIÓN y SOBREPOBLACIÓN

De acuerdo con Fabián Llinares, director de Operaciones de New Ventures México, el crecimiento desmedido de la población es uno de los principales factores por los cuales se han visto afectados los ecosistemas.

Las actividades humanas, en relación con el medio ambiente, han sido históricamente invasivas. Para alimentar a la gente se echa mano de la agricultura y ganadería, cuyas prácticas de incrementar agroquímicos erosionan el suelo, por ejemplo .

En la publicación Capital Natural de México , de la Comisión Nacional de Biodiversidad, se detalla que en los últimos 30 años la tasa de expansión de las zonas urbanas a costa de los ecosistemas naturales ha sido mucho mayor que la tasa anual de expansión de la frontera agropecuaria, siendo de 7.4 y 0.8% al año, respectivamente.

La Conagua expone en su Plan Hídrico que de 1950 al 2005 la concentración de habitantes en zonas urbanas ha aumentado de 11 millones a 79 millones, lo que ha llevado al crecimiento de las metrópolis.

Al respecto, la Conabio explica que las ciudades tienen tasas de consumo que rebasan sus límites, lo que ejerce una fuerte presión sobre los bienes y servicios que brindan los ecosistemas de los que depende.

PÉRDIDA DE ECOSISTEMAS

En lo que a pérdida de ecosistemas naturales respecta, la Conabio indica que el país conserva sólo cerca de 50% de su cobertura de vegetación natural.

Por otro lado, revela que se han perdido del país 127 especies, de las cuales 74 (58.2%) eran endémicas. Las extinciones más im­portantes han ocurrido en vertebrados de sistemas insulares y lagunas continentales, sobre todo del grupo de los anfibios.

PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD

A decir de Augusto Chacón, director general de la Fundación Selva Negra, aún no existen las políticas adecuadas para el empleo sustentable de los recursos naturales, pues no han promovido la conservación de éstos ni de las poblaciones indígenas que habitan en los corredores ecológicos. El país está expuesto a sequías extensas, en particular en Baja California, el Desierto de Chihuahua y la Sierra Madre Occidental, debido a la ubicación latitudinal, orografía y relación con los mares que rodean la nación.

Los efectos del cambio climático, así como actividades humanas en las últimas cinco décadas, han acentuado los periodos de este fenómeno, modificado los ciclos hidrológicos y la capacidad de los ecosistemas naturales de amortiguar su efecto.

AGUA

Uno de los problemas ecológicos para el país es la contaminación de los mantos de agua, declaró el ingeniero José Luis Luege Tamargo, director de la Comisión Nacional del Agua. A nivel nacional, 36% de los ríos, lagos y aguas superficiales están contaminados.

El río Lerma es uno de los 10 ríos más contaminados del mundo; además, los más importantes de estos cuerpos hídricos en México están llenos de basura, plásticos y descargas de aguas residuales sin tratamiento. Por otro lado, el cambio climático ha modificado ya el ciclo hidrológico, muestra de ello es que actualmente 40% del territorio nacional es afectado por la sequía más severa registrada en México desde 1971; mientras que el 2010 fue el segundo año más lluvioso desde 1948.

USO DE SUELO

José Luis Luege, titular de la Conagua, dice que la dispersión rural es uno de los males que aqueja al medio ambiente y la calidad de vida, ya que las comunidades están tendiendo a diseminarse, lo que dificulta el acceso a los servicios básicos.

La responsabilidad del uso de suelo recae en los municipios quienes, en opinión de Luege Tamargo, no han tenido la capacidad para mantener el control respecto del crecimiento.

Zonas e inundación, Áreas Naturales Protegidas y zonas de selvas no deberían ser habitadas, explica, pues además de perjudicar a los ecosistemas vulneran la vida de quienes se establecen.

México debe visualizar programas y planes a largo plazo para garantizar la recuperación y mantenimiento de las áreas naturales y el medio ambiente.

BASURA

Otro problema fundamental es el manejo del tratamiento de la basura, ya que diariamente se generan toneladas de residuos y no existe la capacidad para reciclarla. En el DF cada ciudadano genera 1 kilo de basura al día, lo que produce unas 12,000 toneladas de residuos.

[email protected]