La Policía Federal aseguró que las detenciones a normalistas que realizó el miércoles, en la caseta de Palo Blanco en Guerrero, se apegaron a los protocolos sobre el uso racional de la fuerza y respeto a los derechos humanos.

La Comisión Nacional de Seguridad, de la que depende la Policía Federal, precisó cómo se desarrollaron los hechos del miércoles, cuando fueron detenidos cinco normalistas.

Aseguró que alrededor de las 2 de la tarde del miércoles, personal de la División de Seguridad Regional de la Policía Federal, asignado a la vigilancia y seguridad de la caseta de peaje de Palo Blanco en la Autopista del Sol, identificó una camioneta tipo pick-up de color blanco que no portaba placa de circulación al frente. Los elementos marcaron el alto al conductor, pero éste hizo caso omiso y aceleró la marcha hacia Chilpancingo.

Los policías implementaron un dispositivo para alcanzarla y lograron detenerla varios kilómetros adelante, luego los elementos de la Policía Federal requirieron al conductor que acreditara la propiedad de la camioneta y, al no contar con la documentación correspondiente, se determinó su traslado al depósito.

Los normalistas intentaron evadirse, pero los elementos policiacos obligaron al vehículo a detenerse. La comisión precisó que los normalistas que descendieron del vehículo mostraron actitud agresiva contra los agentes, por lo que se procedió a su sometimiento según lo marcan los protocolos sobre el uso racional de la fuerza .

Tras confirmar que ambos vehículos contaban con reporte de robo, éstos quedaron a disposición de la autoridad ministerial.

Por estos hechos, los elementos de la Policía Federal detuvieron a un grupo de normalistas, a quienes trasladaron al cuartel de la Policía Federal en Chilpancingo, a donde se presentó un grupo de normalistas para exigir la liberación de sus compañeros. Tras una negociación, los detenidos fueron liberados.

[email protected]