Considerado como el principal de los tres procesos electorales para renovar gubernaturas que se realizan este año, la elección del Estado de México entró en la etapa final de las definiciones de los abanderados: el PRI cerró filas en torno a Alfredo del Mazo, el PAN, hasta el cierre de esta edición, parecía decantarse por Josefina Vázquez Mota, por el PRD se perfila Juan Zepeda y por Morena Delfina Gómez.

Juan Carlos Villarreal Martínez, ex consejero del Instituto Electoral del Estado de México, llamó la atención en que, en términos electorales, esa entidad es muy heterogénea. A diferencia de otras donde la población se concentra en la zona metropolitana de la capital, en la entidad mexiquense 20 municipios representan 70% de los votos.

Esa cantidad está distribuida en los municipios del Valle de México (al norte y oriente de la Ciudad de México) y en el Valle de Toluca.

Además, la competencia se concentra en cuatro fuerzas políticas, la primera la que representa el PRI y sus aliados, el PANAL, PVEM y el PES, la segunda el PAN, la tercera Morena y la cuarta el PRD que en esta ocasión va con MC y PT, luego de que fracasara el intento de formar una coalición con el Partido Acción Nacional.

OPINIÓN: PAN: el 2018 puede complicar Edomex

En entrevista el especialista mencionó que puede configurarse un escenario en el que se fragmente el voto conjuntándose en cantidades similares en los primeros tres, lo cual daría como resultado que el candidato ganador tendría una diferencia pequeña.

El argumento es que el PRI mantiene una presencia estructural en todos los municipios; en 124 municipios tiene porcentajes de votación arriba de 20 por ciento.

En tanto, el Partido Acción Nacional obtuvo 17% de los votos en la elección pasada; tiene amplios territorios donde ha gobernado y tiene presencia en la mayoría de los municipios, lo cual lo coloca como competitivo en dos terceras partes del territorio.

En el caso de Morena, cuya candidata, Delfina Gómez, aparece en algunas encuestas en una posición de empate ante Josefina Vázquez Mota del PAN y Alfredo del Mazo del PRI y sus aliados, los números de las elecciones intermedias del 2015 muestran que el partido de Andrés Manuel López Obrador tiene 10% de presencia electoral, lo cual quiere decir que para ganar necesita triplicar esa posición.

Morena duplicó su votación en Zacatecas y Veracruz, pero en ningún estado ha triplicado sus votos, refiere el especialista.

NOTICIA: Pone el PRI tres gubernaturas en juego

Los priistas se disciplinan

En el PRI, aunque se mencionaban varios aspirantes a la candidatura, al final se decantó por Alfredo del Mazo Maza, hijo del ex gobernador Alfredo del Mazo González y nieto del también ex gobernador Alfredo del Mazo Vélez.

Villarreal Martínez comentó que todo parece indicar que la disciplina se impuso en ese partido donde tienen clara la importancia de esta elección de cara al proceso electoral del 2018. La elección del Estado de México va a ser muy determinante para el futuro de todos los actores políticos locales, entonces no pueden darse el lujo de optar por otros partidos .

PAN se reagrupa

Hasta el cierre de esta edición aún no se definía quién sería el candidato a la gubernatura por el Partido Acción Nacional, aunque todo hacía suponer que sería Josefina Vázquez Mota.

El presidente del partido, Ricardo Anaya comentó que en las diferentes encuestas realizadas para el partido y para otras instancias y medios de comunicación Josefina Vázquez Mota salió mejor evaluada.

Dijo que los panistas deberían hacer un esfuerzo por salir unidos del proceso de elección porque, aseguró, existen muchas posibilidades de que ese partido pueda ganar la elección.

Se sumaron a la lucha por la candidatura además de Josefina Vázquez Mota, el ex presidente municipal de Naucalpan, José Luis Durán Reveles, la senadora Laura­ Angélica Rojas Hernández; el diputado federal Ulises Ramírez Núñez y los ex presidentes municipales de Toluca, Juan Carlos Núñez Armas y Ricardo Anaya.

NOTICIA: PRI cierra registro; Del Mazo entrega programa de trabajo

Morena quiere dejar el cuarto lugar

En su primera incursión en un proceso electoral en el Estado de México, Morena ganó una presidencia municipal, una diputación federal, una local y más de 500,000 votos que le llevaron a ubicarse como la cuarta fuerza política de la entidad; dos años después, se apuntala como una de las favoritas para ganar la gubernatura de esa entidad, que por más de 80 años ha sido priista.

El partido fundado por Andrés Manuel López Obrador en el 2014, tuvo su primera participación electoral en el Estado de México en el 2015, donde estuvieron en juego 125 municipios, 75 diputados locales, 40 diputados federales. En esa entidad, Morena obtuvo la segunda mayor cantidad de votos que registró en todo el país al conseguir 534,998 sufragios, sólo debajo de la Ciudad de México, donde alcanzó 703,405. A nivel nacional, el Movimiento Regeneración Nacional consiguió un total de 3 millones 69,000 votos.

Con su candidato Higinio Martínez­ Miranda, quien fue líder del PRD en el Estado de México, Morena obtuvo su primera presidencia municipal, al conseguir 44.65% de la votación. Aunque sólo logró ganar Texcoco, en Chimalhuacán­ y Joquicingo se posicionó como segunda fuerza, y en municipios importantes como Naucalpan, Atizapán, Cuautitlán Izcalli y Atenco desbancó al PRD, que se ubicaba en el tercer lugar.

En cuanto a las diputaciones locales, Morena ganó una con su candidato Francisco Vázquez, quien hoy es el coordinador de la fracción legislativa de esa fuerza política, que gracias a los de representación proporcional está integrada por seis legisladores.

En lo que respecta a las diputaciones federales, Delfina Gómez concretó el triunfo en el distrito 38, dejando en segundo sitio a la priista Lourdes Aparicio.

A tres meses de realizarse las elecciones, Morena y su precandidata tienen una fuerte presencia en la entidad, lo que incluso las mete fuertemente en la competencia que se vislumbra cerrada y que podría ser con el PRI.

PRD busca unidad

A tres meses de que se realicen las elecciones para renovar la gubernatura del Estado de México, el PRD aún no define su candidato. Hoy hay cuatro perredistas que hacen precampaña en busca de la nominación, y pese a que se acordó que el candidato se definirá mediante una elección abierta a la ciudadanía, se prevén fracturas internas, pues las corrientes de Nueva Izquierda y Alternativa Democrática Nacional buscan que alguien de sus filas, Javier Salinas o Juan Zepeda, respectivamente, sea el candidato..

Las diferencias entre los perredistas en el Estado de México se han hecho evidentes no sólo en la selección del candidato, sino también en la decisión del partido de ir o no en alianza con el PAN.

El 23 de enero pasado, horas antes de que concluyera el plazo legal para registrar la alianza, se anunció que ambos partidos no habían concretado el acuerdo de coalición para contender juntos en las elecciones del próximo 5 de junio.

La presidenta del PRD, Alejandra Barrales, afirmó que fueron los militantes del PRD quienes votaron en contra de aliarse electoralmente con Acción Nacional, por lo que sólo competirían junto al PT.

Sin embargo, luego de que fracasara la intención de conformar la alianza PAN-PRD, afloraron las diferencias, señalamientos e incluso advertencias entre las corrientes perredistas.

El líder nacional de Nueva Izquierda, Erik Villanueva, aseguró que en caso de que haya una debacle del PRD en las elecciones de este año en la entidad, los culpables serán aquellos que rechazaron la alianza. Acusó a ADN , Vanguardia Progresista y a otras corrientes de no concretar la alianza.