Luego de más de cuatro años en la SCJN, el ministro Eduardo Tomás Medina Mora Icaza renunció al cargo, en un acto nunca antes visto en la Suprema Corte de Justicia de la Nación desde el relevo total de ese órgano en 1994. La acción se llevó a cabo tras cuatro meses de estar bajo sospecha de recibir transferencias millonarias desde el exterior, por una alerta que emitió el Departamento de Estados Unidos.

La noche de ayer, la Presidencia de la República confirmó que el mandatario Andrés Manuel López Obrador había aceptado la renuncia del ahora exministro y que sería remitida al Senado para su análisis.

El presidente de la Suprema Corte, Arturo Zaldívar Lelo de Larrea, expuso ayer por la noche: “en relación con la renuncia del ministro Eduardo Medina Mora, estaré atento a las determinaciones que tome el titular del Poder Ejecutivo y, en su momento, el Senado de la República”.

Medina Mora, también funcionario transexenal en los gobiernos de Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, se retiró del cargo de ministro, faltándole casi 11 años para concluir su periodo.

La renuncia de Medina Mora abre el espacio para que el presidente Andrés Manuel López Obrador proponga al Senado a un nuevo perfil, por lo que además de Yasmín Esquivel Mossa y Juan Luis González Alcántara Carrancá, serán tres los ministros nombrados en el actual gobierno federal.

La investigación

El pasado 5 de junio se reveló que la National Crime Agency y el Departamento de Estados Unidos detectaron que Medina Mora había recibido transferencias en una cuenta del HSBC UK BANK por 2 millones 382,526 libras esterlinas, y en el HSBC USA por 2 millones 130,000 dólares entre los años 2016 y 2018, periodo que comprende los tres últimos años de su cargo de ministro.

El 18 de junio, mediante una carta, el ministro desmintió esa información. Reconoció que sí tuvo 32 movimientos financieros, pero no por 103 millones de pesos, sino por 7 millones 487,261 pesos, “cantidad que es consistente con los ingresos que declaré en ese periodo”. Negó que las operaciones hayan sido con una cuenta bancaria en el exterior, sino en México en una cuenta de HSBC. Sin embargo, el funcionario del Poder Judicial no aclaró el motivo de las operaciones y acusó de violación al secreto bancario. “Difundieron sin mi consentimiento información concerniente a mi vida privada y protegida por el secreto bancario y fiscal”, sostuvo.

Medina aseguró que todo su patrimonio y sus variaciones, como dependientes económicos, fueron incluidos en sus declaraciones patrimoniales.

Un día después, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que el gobierno de Estados Unidos notificó a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda sobre transferencias irregulares desde Reino Unido y Estados Unidos realizadas a Medina Mora.

El mandatario pidió entonces que la UIF y la Fiscalía General de la República llevaran a cabo las investigaciones y actuar en caso de que existiera una denuncia. López Obrador expresó aquel entonces que los señalamientos no necesariamente significaban que el ministro fuera culpable de algún delito.

El 17 de julio, el presidente López Obrador descartó promover la renovación total de los ministros de la SCJN, como sucedió en el gobierno de Ernesto Zedillo. Sin embargo, para entonces, el mandatario ya había sostenido diversos choques con los integrantes de la Corte; primero al exhortarlos a reducirse el salario; luego, al acusarlos de tratar de legislar en materia de la ley de salarios máximos.

Ante la renuncia de Eduardo Medina Mora como ministro, César Astudillo, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), consideró que esta renuncia es un hecho inédito, dado que son los funcionarios públicos los que tienen garantizada constitucionalmente la inamovilidad de sus cargos durante más tiempo.

“Cuando las y los ministros son considerados en una terna, elaborada por el presidente y designados por el Senado de la República, duran 15 años en el ejercicio de su cargo y entonces se les garantiza una inamovilidad. Que Eduardo Medina Mora haya estado alrededor de cuatro años y renuncie sí es algo inédito”, declaró el especialista.

En ese sentido, señaló que de acuerdo con la Carta Magna las renuncias de las y los integrantes de la Corte solamente procederán por causas graves y será el presidente quien las acepte para que sean enviadas al Senado para su aprobación.

Propuesta para ampliar la SCJN

De septiembre pasado a la fecha, el senador Ricardo Monreal Ávila (Morena) ha presentado seis iniciativas para fortalecer el poder Judicial. Entre ellas ampliar de 11 a 16 ministros el número de integrantes de la SCJN a fin de crear una sala especializada en anticorrupción; aplicar evaluaciones de control de confianza a aspirantes a magistrados y jueces, y establecer un sistema de rotación de juzgadores en las entidades federativas para prevenir la corrupción. Las reformas están pendientes de concreción en la Cámara de Senadores.

El coordinador del grupo parlamentario de Morena en la Cámara Alta propone reformar desde la Ley Orgánica del Poder Judicial de la Federación hasta la Constitución.

El también presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara Alta, Ricardo Monreal, indicó que para que se apruebe la renuncia de un ministro en el pleno es necesaria sólo la mayoría simple.

No obstante, Monreal indicó que para la renuncia primero se deben analizar las causas y en caso de identificarse como graves, primero por el Ejecutivo y luego por el Senado, se procederá a autorizar la renuncia. (Con información de Rolando Ramos, Marisol Velázquez y Héctor Molina)

Perfil de Eduardo Tomás Medina Mora Icaza

  • Nació en la Ciudad de México el 30 de enero de 1957.
  • Licenciado en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México, generación 1976-1980.
  • Especializado en el derecho común de los negocios. de 1987 a 1990 conformó el despacho de abogados Medina Mora y Asociados SC.
  • Designado por el Senado de la República el 10 de marzo del 2015, desempeñó desde entonces y hasta ayer el cargo de ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que de no haber renunciado habría ejercido hasta el 2030. Integró la Segunda Sala del máximo tribunal constitucional del país.
  • Los expresidentes Vicente Fox Quesada y Felipe Calderón Hinojosa, del PAN, y el priista Enrique Peña Nieto lo designaron y propusieron para distintos cargos públicos.
  • Durante sus respectivos mandatos, Fox lo nombró director general del Centro de Investigación y Seguridad Nacional, dependiente de la Secretaría de Gobernación, cargo que desempeñó del 2000 al 2005. Luego del 2005 al 2006, fue secretario de Seguridad Pública federal.
  • Calderón lo propuso como procurador general de la República. tras su ratificación por el Senado el 7 de diciembre del 2006, ocupó el cargo tres años y del 2009 al 2015 formó parte de la Secretaría de Relaciones Exteriores como embajador de México ante Estados Unidos —del 9 de enero del 2013 al 9 de marzo del 2015—; embajador de México ante el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte, acreditado ante la corte de Saint James —del 12 de noviembre del 2009 a enero del 2013.
  • Hasta ese año fue también representante permanente de México ante los organismos internacionales con sede en Londres.
  • Para ser ministro de la Corte fue propuesto por Peña Nieto.
  • Entre 1991 y el año 2000 fue director adjunto del Grupo Desc SA de CV, así como director corporativo de Control de Gestión; director corporativo Jurídico y de Planeación Estratégica, y subdirector corporativo de Planeación Estratégica. Formó parte del Consejo Coordinador Empresarial de 1996 al 2000.
  • Integró, de 1991 a 1993, el equipo negociador del Tratado de Libre Comercio de América del Norte como asesor en los temas de Agricultura, Normas, Prácticas Desleales de Comercio, Inversión y Reglas de Origen; coordinador del grupo jurídico del sector privado en la tarea de asesoría a los negociadores.