El Sindicato Mexicano de Electricistas está prácticamente 'muerto' tras la decisión del Quinto Tribunal Colegiado en Materia de Trabajo del Primer Circuito de negar un amparo a Martín Esparza contra el fallo de la JFCA, que anuló las elecciones internas de esa organización.

'Aunque nos duela, el sindicato está muerto, a veces no cedemos a la realidad, los que pudieron salvarlo, conforme a estatutos, eran los jubilados, quienes con la mitad más uno pudieron convocar una asamblea general y tomar decisiones, pero ahí también hubo divisiones', lamentó Alejandro Muñoz, líder de la disidencia del SME.

Destacó que el próximo 14 de julio termina la toma de nota de todos los secretarios sindicales que aún están en activo, incluido él, y por tanto señaló que el sindicato se queda sin representatividad.

Mencionó que bajo estas circunstancias es imposible y jurídicamente improcedente convocar a otro proceso electoral, pues insistió en que hay otros factores que así lo determinan.

Muñoz Reséndiz señaló que la mitad de la membresía del sindicato se liquidó, la empresa Luz y Fuerza del Centro ya no existe, no está vigente el Contrato Colectivo del Trabajo y ninguno de los dos grupos tendría la mitad más uno para convocar a otro proceso electoral.

Respecto a la decisión del tribunal federal de negarle el amparo a Esparza Flores, el dirigente comentó que aunque en forma tardía, se hizo justicia y se demostró que tenía razón al impugnar las elecciones por fraude y violaciones a los estatutos.

'Aunque un poco a destiempo, se demuestra que yo tenía la razón y que Esparza es un defraudador y siempre mintió. Se hace justicia porque por la cerrazón política y ambición de negocios de una persona, el SME se fue al fracaso. Todas las amenazas de cerrar Periférico, bajar el switch, nos pasaron factura', concluyó.

/doch