La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) reconoció a las acciones de grupo (colectivas) como un instrumento fundamental para resarcir los derechos que hubieren sido transgredidos en perjuicio de los consumidores.

Lo anterior ocurrió durante la sesión que este miércoles celebraron los ministros de la citada Sala, al negar el amparo a la empresa Corporación Técnica de Urbanismo y concederlo a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

Y es que, en marzo de 2008 la Profeco promovió la demanda respectiva para solicitar el pago de daños y perjuicios ocasionados por dicha empresa proveedora a numerosos consumidores que le compraron viviendas de interés social y que presentaban daños estructurales.

La relevancia de la resolución, señaló la Profeco, estriba en que los efectos de las sentencias que se dicten en esta materia, se harán extensivos a todos los consumidores que hayan resultado afectados con motivo de conductas de proveedores de bienes o servicios que les hubieren ocasionado daños o perjuicios.

Ello, " sin importar su participación o no en el juicio correspondiente y que acrediten su calidad de perjudicados", destacó la dependencia en un comunicado.

Subrayó que la Suprema Corte determinó que la empresa en cuestión deberá pagar por los daños y perjuicios ocasionados a los adquirentes, en los términos que se resuelvan en la vía incidental correspondiente.

Asimismo, la Procuraduría Federal del Consumidor reiteró su compromiso de seguir avanzando en la defensa de los derechos e intereses de los consumidores, mediante el ejercicio de las diversas acciones e instrumentos jurídicos que la ley le confiere.

apr